14.2.20

Palacete de Marcelo Botta en Antofagasta, a la venta en 1930, remodelado en 1988, en deterioro el 2020



En noviembre de 1930, el palacete de Marcelo Botta, fue puesto a la venta. Un aviso en El Mercurio de Antofagasta, informaba de la venta. Lo interesante es que está acompañado de una fotografía del edificio ecléctico, y podemos ver como el acceso estaba coronado por una empinada y esbelta torreta.

El terreno donde aún se situa el palacete, es la confluencia de Baquedano, Av. Argentina y Esmeralda, un sitio angosto que remata una manzana casi triangular.



En torno a 1988 fue remodelado para albergar las sede de Cerámicas Cordillera en Antofagasta. El proyecto fue diseñado por la arquitecta Glenda Kapstein Lomboy y por el arquitecto José Luis Santelices. Ese proyecto de remodelación estuvo en la muestra de la Bienal de Arquitectura de 1989, y fue publicado en la revista CA nº57 de ese año.

Allí decían que la construcción había pertenecido a Marcelo Botta, que había sido construida alrededor de 1920, y que formaba una trilogía de notables edificios, junto con la Casa Gibbs, en el extremo poniente, la Casa Gimenez, en el área central, y el palacete de Botta.

En esa publicación de la revista CA, incluyeron una fotografía antigua del edificio, ya sin la torreta del acceso. En el escrito de Kapstein y Santelices, decían que el edificio había sufrido una serie de cambios con los años, y se le había incluido un garaje cubierto por una cúpula, el cual aún se mantiene.



En la actualidad, el estado del palacete es muy lamentable, con muchas ampliaciones e intervenciones por todas partes.




13.2.20

IV Seminario Internacional de Historia de la Arquitectura Hospitalaria. Buenos Aires, 27 y 28 de mayo 2020.

EXTENSIÓN DE PLAZO PARA PRESENTACIÓN DE RESÚMENES AL 21 DE FEBRERO.



PRIMERA CIRCULAR
La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires, ha sido elegida como sede del IV Seminario Internacional de Historia de la Arquitectura Hospitalaria (SIHAH) a celebrarse los días 27 y 28 de mayo de 2020.
Este encuentro bienal, que en sus anteriores ediciones se ha desarrollado en las Facultades de Arquitectura de las Universidades Federal de Río de Janeiro, Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Chile, surge a partir de la colaboración de académicos de diversas disciplinas pertenecientes a instituciones nacionales e internacionales.
El IV SIHAH 2020 propone reunir a diferentes especialistas en los campos de la investigación histórica de la arquitectura hospitalaria, de sus enfoques de valoración, prácticas de intervención, reutilización e integración territorial y adecuación funcional, a fin de generar la difusión de metodologías y aspectos teóricos y prácticos relacionados a estas temáticas. El objetivo principal es la puesta en común de experiencias vinculadas al conocimiento e integración de la arquitectura hospitalaria como herencia construida, bien arquitectónico, urbano, medioambiental y paisajístico.

Los principales temas a desarrollar en el IV SIHAH 2020 estarán orientados:
TEMA 1 Investigación histórica en Arquitectura Hospitalaria.
TEMA 2 Actualización de la Arquitectura Hospitalaria, Intervenciones y adecuación funcional.
TEMA 3 Nuevos enfoques de valoración, Integración territorial, institucional y disciplinar.

FECHAS
Entrega de resúmenes: 16 de Diciembre de 2019 al 14 de Febrero de 2020 Aceptación de resúmenes: 24 de Febrero de 2020 Entrega de ponencias: 25 de Febrero al 30 de Marzo de 2020 Aceptación de ponencias: 20 de Abril de 2020 IV SIHAH 2020:27 y 28 de Mayo de 2020
Los Resúmenes se recibirán en idioma español y portugués mediante la inscripción electrónica a través del Formulario disponible AQUI. Los requisitos para la presentación de ponencias se informarán en la Segunda Circular. Los Resúmenes de los trabajos aceptados se publicarán en formato electrónico en el Libro de Actas del IV SIHAH.

Formato de presentación de resúmenes:
Título hasta 100 caracteres
Tema: Elegir uno de los tres temas.
Nombre de autor
Pertenencia Institucional
Dirección
Dirección de correo electrónico
Teléfono de contacto
Breve curriculum
Palabras claves: máx. 6
Resumen máx. 1500 caracteres.

Más información acá 👇
https://drive.google.com/open?id=13-s8_y9UJ4X2OHnOFeJ1I0JBPS32AcjA

Para inscripciones click acá 👇
https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSckdkaYsK_HzhbZaRs6MiQJuX8Bm-NqrKkMNQOl0XwkuT1JEQ/viewform?usp=sf_link

Comité científico
Dra. Ana Albano Amora, Universidade Federal do Rio de Janeiro
Lic. Roberto Balmaceda, Universidad Nacional del Comahue
Dra. Gabriela Campari, Universidad de Buenos Aires
Mg. Alicia Campos Gajardo, Universidad de Chile
Dr. Renato da Gama - Rosa Costa, Fundación Oswaldo Cruz
Arq. María Teresa Egozcue, Universidad de Buenos Aires
Dr. Claudio Galeno Ibaceta, Universidad Católica del Norte
Dra. María Lilia González Servín, Universidad Nacional Autónoma de México
Arq. M.Sc. Carlos Eduardo Nieto, Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá
Dr. Antonio Rodríguez Alcalá, Universidad Anáhuac Mayab
Dra. Adriana Ruíz Razura, Universidad de Guadalajara
Lic. Celia Sipes, Hospital B. Rivadavia
Dr. David Zárate Weber, Universidad de Guadalajara

Comisión organizadora
Gabriela Campari
María Teresa Egozcue
Julieta Castagno
Soledad de la Torre
Inés Guida
Agustina Vittar

Contacto: sihah2020@fadu.uba.ar

Nuevo centro de acopio para escombros industriales comenzará a funcionar en Antofagasta

Vía El Diario de Antofagasta.

El proyecto se encuentra esperando la resolución sanitaria para empezar

Por Tonkiza Kovacic -

RESCON (Residuos de Construcción) es el nombre del nuevo proyecto que desarrolló el Gobierno Regional junto a diversas Secretarías Regionales Ministeriales de la región. Tras cinco sesiones de trabajos, las autoridades confirman la puesta en marcha muy pronto.

Se trata de un centro de acopio para escombros de construcción de empresas y particulares, el cual se encuentra en revisiones de la seremi de Salud para establecer las normas sanitarias. El lugar según el anuncio del intendente, Edgar Blanco, comenzaría a operar la próxima semana.

PROYECTO

RESCON busca trabajar con los recicladores de base del antiguo vertedero ilegal La Chimba, el cual cerró oficialmente en diciembre de 2019. “Vamos a tener reuniones con los recicladores, preparándonos para poder tener la puesta en marcha lo más rápido posible”, comentó el intendente.

Además, la autoridad explicó que la ubicación del centro de acopio será por la salida sur de la ciudad, y mencionó la construcción de otro espacio en el futuro. “Probablemente también hacia el lado norte vamos a tener otro lugar disponible, de esta manera no tendrán que atravesar toda la ciudad con camiones con escombros, que sabemos que tienen impacto”, agregó.

El museo arqueológico más grande de Chile [en San Pedro de Atacama] ya tiene fecha de reinauguración

Vía Que Pasa / La Tercera.


El museo fue desmantelado y sus piezas arqueológicas reubicadas. Aún sigue en pie la estatua del padre Le Paige. Solo es posible visualizarlo a través de unas tablas que limitan el acceso.

De las 400.000 piezas arqueológicas que reúne, parte importante fueron reubicadas provisoriamente en el Depósito Arqueológico Museable de San Pedro de Atacama. El resto se encuentra en bodega

Ubicado a 2.408 msnm y con una superficie de 23,439 km², San Pedro de Atacama (Región de Antofagasta) es Patrimonio de la Humanidad, declarado por la Unesco. En sus tierras vivieron diferentes culturas, principalmente la atacameña, hace más de 11.000 años.

Los restos arqueológicos de esta cultura, fueron encontrados en su mayoría durante el siglo XX, una búsqueda liderada por el sacerdote jesuita Gustavo Le Paige de Walque, quien dedicó 25 años a la investigación y difusión de esta cultura.

En 1957 fundó el Museo Arqueológico de San Pedro, recinto que hoy dispone de más de 400.000 piezas arqueológicas de la zona y 5.000 cráneos y cuerpos momificados, la colección más grande que existe en Chile.

En una decisión que trajo bastante polémica, el museo original fue [parcialmente] demolido. Sin embargo, una nueva iniciativa pretende construir un gran museo, con tecnología de punta. Mientras tanto, las piezas están en un museo provisorio y en bodegas de la Universidad Católica del Norte.

Marcos Bastías Merino, jefe División de Planificación y Desarrollo Regional Gobierno Regional de Antofagasta, señala que el proyecto aún se encuentra en etapa de prefactibilidad, siendo relevante la participación de la ciudadanía (comunidades indígenas atacameñas) y la Universidad Católica del Norte. “Desde el Gobierno Regional hemos convocado a las comunidades para conocer su opinión con relación a la propuesta que tenemos para la comuna y el museo en particular. Esperamos se sumen pronto, para completar la etapa de prefactibilidad y pasar a la de diseño y finalmente a su ejecución”.

El último documento, ingresado al Banco Integrado de Proyectos del Ministerio de Desarrollo Social y Familia en 2019, señala que el recinto será de 3.358 m2, con ocho salas de exhibición permanente, dos salas destinadas a muestras periódicas y laboratorios de investigación y áreas académicas, además de espacios para los visitantes del museo.

Nuevo Museo San Pedro de Atacama

La fecha estimada de inauguración corresponde a enero de 2025, pero podría extenderse. “Los proyectos suponen plazos no inferiores a 60 meses que podrían extenderse a 72, y encontrándose emplazados en un área de desarrollo indígena, suponen la participación de representantes de los pueblos originarios en distintas etapas, participación que no se encuentra confirmada por parte de las comunidades a las que se ha invitado, lo que impacta en la ruta de cada proyecto”, señala Bastías.

Se trata de una de las más grandes colecciones de América, “testimonio de una línea cultural ininterrumpida de ocupación humana en el Salar de Atacama, que abarca desde los albores del paleolítico, hasta la dominación hispánica, permitiéndonos conocer hoy día la supervivencia continuada de las culturas locales que prevalecieron en esta geografía”, señala la UCN.

“El reconocimiento del Museo de San Pedro de Atacama se deriva de la relevancia de las colecciones que resguarda, fruto de la obra desplegada por el R. P. Gustavo Le Paige, sacerdote de origen belga, quien llegó a Chile en 1952, asentándose en San Pedro de Atacama en el año 1955, combinando desde entonces su trabajo como arqueólogo con el de párroco de la localidad”, señalan desde la Universidad Católica del Norte (UCN).

“La construcción del Museo original se remonta al año 1957, cuando el padre Le Paige, con el propósito de mostrar la riqueza cultural de esta zona, diseña su arquitectura y asistido por el arquitecto Carlos Contreras, emprende el desafío de su obra, con personal de la comunidad y el apoyo oficial de la Universidad del Norte (actual Universidad Católica del Norte) siendo concebida su edificación en tres etapas: 1963, 1972 y 1978, quedando aún inconcluso”, añade la casa de estudios.

“Adicionalmente, debemos respetar las decisiones del Consejo de Monumentos Nacionales, toda vez que en el área que se desea intervenir se están realizando excavaciones que podrían finalizar en el año 2023, de acuerdo a lo que ellos nos han informado preliminarmente. Sin perjuicio de lo anterior, el Gobierno Regional de Antofagasta está comprometido con el trabajo comunitario y con la implementación de las etapas de prefactibilidad de los proyectos informados previamente. Se realizan visitas mensuales a la comuna para avanzar con el trabajo. Concluyendo exitosamente ellas, se pasa a las etapas de factibilidad; diseño y finalmente ejecución que es la previa a la inauguración por la cual consulta”, establece Bastías.

Polémicas y retraso en la construcción del recinto

Si bien el proyecto debería estar en funcionamiento en 2025, el inicio de éste data de 2009, cuando la Universidad Católica del Norte, vinculada al museo, creó una corporación junto a la Municipalidad de San Pedro de Atacama. La idea era demoler el antiguo museo y reemplazarlo por uno nuevo.

El proyecto original fue nombrado como “Reposición Museo Arqueológico, Gustavo Le Paige, de San Pedro de Atacama” (Código BIP 30092959), “el cual plantea la construcción de un nuevo edificio con las condiciones infraestructurales requeridas para el resguardo y protección adecuada del patrimonio en custodia, y de esta manera continuar promoviendo su puesta en valor”, añade la UCN.

En 2014, la firma española Procoin se adjudicó la construcción, trabajo pensado para 450 días y por un monto de $8.595 millones, con recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). Esto no prosperó, se retrasaron las obras y todo terminó en una demanda entre el municipio de San Pedro de Atacama, la mencionda Procoin y Surpatrimonia Consultores Ltda. empresa a cargo del movimiento de las piezas. Está demanda se encuentra archivada.

Por otra parte apareció la comunidad atacameña, solicitando que algunas piezas arqueológicas no sean exhibidas y reclamando propiedad de parte de los terrenos del nuevo proyecto.

“Nuestra propuesta como Gobierno Regional consiste en generar tres instalaciones: Una primera en la cual se consolide el sitio transitorio de la UCN como Centro de Investigación, una segunda que colinde con el actual sitio transitorio que sirva como depósito, con una arquitectura mortuoria y una tercera que se emplace en el lugar donde históricamente ha operado el museo arqueológico, que sirva como espacio de encuentro y Centro Cultural de la comuna”, establece Bastías.

Con respecto a la demolición del recinto, la Universidad Católica del Norte, señala que el inmueble había soportado los embates del tiempo por más de 32 años, “siendo intervenido parcialmente en varias ocasiones en el intento de mejorar su apariencia y acondicionamiento para el cumplimiento de sus funciones. Sin embargo, su deficiente concepción arquitectónica, sumado al uso de materiales incompatibles, fue conllevando a una degradación general de sus elementos infraestructurales”.

“Ante el complejo deterioro generalizado que le afectaba, sumado a su tipología edificatoria de rígida estructura, su intervención no se mostraba como un recurso sustentable. La falta de una edificación que cumpla con los requerimientos funcionales y las exigencias constructivas en la normativa de un edificio de uso público en Chile, exponían en riesgo no solo las actividades de los usuarios y visitantes, sino también, y de manera muy significativa, afectaba la estabilidad de las colecciones en custodia, quedando vulnerables y desprotegidas importantes fuentes de información no replicable, ante la incidencia de un accidente natural”, señala la UCN.

“La decisión de realizar una nueva obra en el recinto que inauguró el Padre Gustavo Le Paige fue adoptada en otra administración gubernamental; sin perjuicio de lo anterior, las razones que se habrían esgrimido obedecerían a la posibilidad de dotar a la San Pedro de Atacama de una mejor infraestructura, más segura, capaz de hacer frente a los desastres naturales que durante los últimos años han afectado la comuna, lo que fue evaluado favorablemente por las autoridades correspondientes”, argumenta Bastías.

Sobre las muestras que constituyen la colección que se encuentra a resguardo de la UCN, “esta posee un valor patrimonial incalculable y está compuesta por piezas que han sido recopiladas y estudiadas por investigadores de nuestra universidad desde hace más de 60 años, lo que representa un real aporte al conocimiento y difusión de las culturas ancestrales que en el pasado habitaron el altiplano del norte de Chile”, señalan desde la UCN.

“En estos momentos, dicha colección está en la Zona de Recintos Transitorios, hasta donde fue trasladada transitoriamente durante el tiempo que demore la construcción del nuevo museo. El correcto almacenamiento de las piezas en ese recinto ha sido comprobado por las autoridades pertinentes por medio de varias fiscalizaciones, siendo una preocupación especial de la UCN el estado de esta colección que se encuentra a su resguardo. Es más, para poner en valor este valioso patrimonio cultural actualmente almacenado en la Zona de Recintos Transitorios, se habilitó un Depósito Arqueológico Museable, espacio abierto a la comunidad donde se exhibe una muestra representativa de las materialidades que integran la colección, con énfasis en los criterios de conservación establecidos para su correcto resguardo”, establece la UCN.

“Esta iniciativa respondió a las consultas formuladas por la comunidad local y visitantes que arribaban a San Pedro de Atacama, sobre alguna alternativa para apreciar el valioso testimonio de la cultura representativa del territorio, siendo una opción de difusión mientras se ejecute el proyecto de construcción del nuevo museo”, añade la UCN.

Ver además, un repost del 2016: Museo Arqueológico de San Pedro de Atacama: el antropólogo Horacio Larraín Barros defiende la preservación del edificio levantado por Le Paige.

7.2.20

Aves de la zona en madera es la nueva muestra de la Galería de Arte Pablo Neruda de Calama

Vía Corporación de Cultura y Turismo de Calama.

Las piezas son talladas, pirograbadas y pintadas a mano para destacar la característica principal de cada especie, y estará abierta hasta el próximo miércoles 19 de febrero.



“Chiwanku, Aves Andinas” de los artistas nacionales Colomba Elton y Tomás Elgueta es la nueva exposición que presenta la Galería de Arte Pablo Neruda del Espacio Cultural Emilio Vaisse, dependiente de la Corporación de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Calama.

La exposición de artesanía contemporánea está compuesta por 20 obras únicas, elaboradas en madera y que representan a 20 especies de aves emblemáticas de la zona cordillerana de la región de Antofagasta.

La Directora de Turismo de la Corporación de Cultura y Turismo de Calama, Claudia Mondaca, dijo que “estamos muy contentos que esta exposición se esté presentando en Calama, ya que además de ser un trabajo de gran nivel, es representativa de la fauna existente en la cordillera de nuestra región, por lo que los dejo cordialmente invitados a disfrutar de esta muestra”.

Es importante mencionar que la intensión de la exhibición es dar a conocer la riqueza y particularidad de las aves de la segunda región, promoviendo desde la artesanía, el respeto y la valoración por la biodiversidad local.

“La muestra ‘Chiwanku, Aves Chilenas’ es un proyecto que tiene siete años de trayectoria y que busca concientizar acerca de la avifauna chilena a través del arte, en particular del tallado en madera reciclada”, especificó la artista y gestora de la muestra Colomba Elton.

Esta iniciativa presentada por la Corporación de Cultura y Turismo de Calama, cuenta con el financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio para la producción y su itinerancia por la región de Antofagasta, y puede ser apreciada gratuitamente hasta el miércoles 19 febrero, de lunes a viernes, de 9:00 a 13:00 horas por la mañana y de 15:00 a 19:00 horas por la tarde, en la Sala de Arte Pablo Neruda, ubicada en el Paseo Peatonal Ramírez 2022.

Lina Bo Bardi: Habitat. 30.ENE. - 10.MAY.2020. Museo Jumex, Ciudad de México

Vía Fundación Jumex.



Lina Bo Bardi: Habitat aborda la vida, el trabajo y el legado de esta arquitecta, diseñadora, curadora, directora de museos, escritora, editora y escenógrafa italo-brasileña. Bo Bardi es reconocida mundialmente por el diseño del Museu de Arte de São Paulo (1968) y el SESC Pompéia (1982), un centro recreativo para trabajadores de esa ciudad brasileña. Mediante una selección de dibujos, fotografías y mobiliario diseñado por Bo Bardi, la exposición presenta su trabajo como una práctica que modificó el canon de la arquitectura moderna en Brasil y la tarea educativa del museo al incorporar otros conocimientos adquiridos durante su acercamiento a la cultura popular.

La exposición retoma el título de la revista Habitat —fundada por Bo Bardi y su esposo Pietro Maria Bardi, y editada por ellos entre 1950 y 1953—, y presenta a Lina como una figura cultural radical del siglo XX que se involucró de forma crítica en un proceso de desaprendizaje del conocimiento occidental a través de sus múltiples compromisos en los campos expandidos de la práctica cultural.

Lina Bo Bardi (1914-1992) estudió arquitectura en Roma, su ciudad natal. Al llegar a Brasil en 1946 a la edad de 32 años, se sumergió rápidamente en las diversas culturas del país para crear un nuevo lenguaje de diseño desde la perspectiva única de su experiencia, especialmente de su período en Salvador de Bahia.

Lina Bo Bardi: Habitat es coorganizada por el MASP, Museo Jumex y MCA Chicago. La exposición se presentó en el MASP del 5 de abril al 28 de julio de 2019, y después estará en Chicago en junio de 2020. La muestra incluye la presentación de obras de la Colección del MASP, exhibidas en los icónicos caballetes de vidrio diseñados por Bo Bardi para la pinacoteca de dicho museo, además de una recreación de su exposición A mão do povo brasileiro (La mano del pueblo brasileño) de 1969.

Lina Bo Bardi: Habitat se acompaña de la publicación de un nuevo e importante catálogo. Editado por Julieta González, Tomás Toledo, José Esparza Chong Cuy y Adriano Pedrosa, el libro incluye ensayos sobre la vida y la obra de Bo Bardi con material de archivo como bocetos de diseño y escritos de la artista, dando una nueva visión de los procesos conceptuales y materiales detrás de su concepción radical de proyectos en el campo de la arquitectura y más allá.

Luis M. Castaneda, Beatriz Colomina & Mark Wigley, Esther da Costa Meyer, Guilherme Giufrida, Jane Hall, Denis Joelson, Vanessa Mendes, Antonio Risério, Guilherme Wisnik, Adriano Pedrosa, Julieta González, José Esparza Chong Cuy, Tomás Toledo


Muestras simultáneas: El año en que las artistas serán las protagonistas de los museos [en Argentina]

Vía El Clarín.

El Bellas Artes, Malba, Proa, el CCK y la Usina, entre otras instituciones, celebrarán a las creadoras en forma unánime. De las mujeres olvidadas del arte a las que fueron consagradas.

Por Sofía Poggi


Remedio Varo, Simpatía (La rabia del gato). Fuente: MALBA.

En 1989, las Guerrilla Girls denunciaban que solo el 5 por ciento de las artistas en las secciones de Arte Moderno del Met de Nueva York eran mujeres, mientras que el 85 por ciento de los desnudos eran femeninos. Si hicieran una nueva visita a Buenos Aires (como la de 2018), probablemente se sentirían satisfechas con la agenda cultural para este año: desde marzo, las salas de los museos más importantes se irán poblando solo con creadoras.

El Museo Nacional de Bellas Artes, el Malba, la Fundación Proa, el Centro Cultural Kirchner, la Usina del Arte y el Museo de Arte Moderno porteño son algunas de las instituciones que van a ser parte de esta reparación histórica que, si bien es coincidente, no es coincidencia: los museos buscan abrir el espacio que durante buena parte de la historia fue restringido para las artistas.

Casi todas las generaciones de los últimos 130 años van a quedar cubiertas, desde las creadoras que polemizaron en los salones nacionales a fines del siglo XIX hasta las exponentes de las vanguardias del siglo XX y las protagonistas del panorama contemporáneo.

El primer gran evento que pone, literalmente, a las mujeres en el centro de atención es la muestra Women. Poder femenino en foco, que desde este viernes presentará en la Usina del Arte una selección de más de 60 fotografías del archivo de National Geographic, en las cuales será posible apreciar la evolución de la mirada de y sobre la mujer a lo largo de los últimos 130 años. Se trata de una selección de imágenes, tomadas alrededor del mundo, que reflejan tanto a personalidades inspiradoras como los cambios sociales.

El mismo período se va a cubrir, pero desde la pintura, en el Museo Nacional de Bellas Artes. Esta institución central del arte argentino ha reconocido, en los últimos años, la selección injusta que ha pesado sobre muchas artistas en lo que tiene que ver con su acervo. En marzo de 2018, mediante una acción que durante media hora por día dejaba todos los trabajos de hombres a oscuras, se llevó la atención al primer piso del museo: solo había 20 obras realizadas por mujeres entre más de 270. Dos años después, el Bellas Artes inaugurará, el 13 de abril, la exhibición El canon accidental. Mujeres artistas en Argentina (1890-1950). Su curadora, Georgina Gluzman, busca en esta propuesta llevar adelante la misma reivindicación que ya había realizado con su libro Trazos invisibles (Biblos), en el que sacó a la luz a muchas de las argentinas enterradas bajo el canon masculino.

En el marco de esa exhibición, se podrá ver obra de Sofía Posadas, quien protagonizó un escándalo al exponer un desnudo en el primer Salón de Ateneo, en 1891; Julia Wernicke, considerada la primera pintora “animalista” de Argentina; y la retratista y paisajista María Obligado. Para fin de año, el Bellas Artes también está organizando una gran exposición con pinturas, dibujos y grabados de la vanguardista Raquel Forner, quien frecuentaba el famoso Grupo de Florida, donde era colega de pintores como Antonio Berni, Xul Solar y Norah Borges –hoy, con su propia muestra en el museo de Avenida del Libertador, que continúa hasta el 1° de marzo–.

El Malba ya tiene programadas dos exhibiciones con las mujeres como protagonistas. La primera, con apertura el 5 de marzo, será una antología de la surrealista, esotérica y fantástica Remedios Varo. Si bien era española, Varo se exilió en México durante la Segunda Guerra Mundial y logró convertirse en una figura reconocida del arte latinoamericano de mediados de siglo XX. La exposición, titulada Constelaciones, va a incluir 35 pinturas, 11 dibujos y 60 bocetos producidos entre 1938 y 1963. Luego, desde el 27 de marzo y hasta junio, la exposición Fuera de Serie reunirá a dos exponentes femeninas de la experimentación de los límites físicos de la pintura en Latinoamérica: la brasileña Leda Catunda y la argentina Alejandra Seeber.

Mientras que en el Bellas Artes y en el Malba se verá una recuperación histórica de artistas argentinas y latinoamericanas, la Fundación Proa, ubicada en Caminito, repasará en una exposición aquellas creadoras que ya fueron parte de la agenda de la institución en los últimos años. Será una recopilación retrospectiva con obras de unas 150 mujeres argentinas como Marta Minujín, Ana Gallardo, Mónica Girón, Margarita Paksa, Delia Cancela, Dalila Puzzovio, Liliana Maresca, Narcisa Hirsch y Elba Bairon, con trabajos también de creadoras del exterior como Louise Bourgeois, Mona Hatoum, Rosemarie Trockel, Ana Mendienta y Eleonor Antín.

En un formato similar, pero dedicado exclusivamente a los talentos nacionales, el Centro Cultural Kirchner está planeando un importante evento.

En tanto, el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (antes conocido como MAMBA, ahora El Moderno), va a ser hogar de al menos dos muestras con protagonistas femeninas durante 2020. La primera, que abrirá sus puertas el 30 de abril hasta fines de agosto, se va a centrar en la obra de la italo-argentina Elda Cerrato, cuya obra se desarrolló en idas y venidas marcadas por tensiones políticas tanto en nuestro país como en Venezuela. Luego, se presentará una exhibición de la extensa obra de la pintora entrerriana Mildred Burton, quien supo construir en sus pinturas, dibujos y collages una visión surrealista y perversamente humorística de su contexto.

El camino por la equidad de género en el mundo del arte sigue siendo largo, pero empieza a ser un poco menos empinado: a estas instituciones se suman muchas otras durante 2020. El Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA), por ejemplo, tendrá una muestra de Liliana Iturriaga y Catalina Chervin; el Muntref de la Universidad Tres de Febrero expondrá obras de Maria Lai y Bruna Espósito; y el Museo de Arte Popular José Hernández propondrá, desde abril, una retrospectiva de la artista visual Nora Iniesta.

Por otro lado, aquellos interesados en los campos del cine y la fotografía tendrán, en la Casa Nacional del Bicentenario y desde abril, una retrospectiva de la fotógrafa Alicia D’Amico; en el Museo del Cine, entre mayo y septiembre, la muestra Crónica de una Señora recorrerá la trayectoria de la guionista y directora María Luisa Bemberg; el Museo Eduardo Sívori, desde junio, expondrá videoarte de Gabriela Golder; y, finalmente, la Fototeca Latinoamericana (FoLa), desde marzo, tendrá una nueva muestra dedicada a la misteriosa fotógrafa y niñera Vivian Maier, quien, desde los años 50 se dedicó a retratar la cotidianeidad estadounidense.

Si en algún momento se dudó del rol de las mujeres en el arte, la agenda de este año va a ayudar a moverlas del lugar que en otros tiempos se les adjudicaba para reconocer sus hábiles manos detrás del pincel.

En el contexto del próximo Día de la Mujer, el 8 de marzo, el Centro Cultural Kirchner (CCK) inaugurará una muestra colectiva en la que participarán unas 300 artistas de todas las provincias del país. Entre las creadoras convocadas se destacan Marcia Schvartz, Diana Dowek, Elda Cerrato (quien contará con muestra propia en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires desde el 30 de abril), Mónica Millán, Adriana Bustos, Ana Gallardo, Carlota Beltrame, Gloria Polo, Mónica Alvarado, Mane Guantay, Cecilia Teruel, Fátima Pecci, Soledad Dahbar, Abril Barrado y Cristina Schiavi, junto con los colectivos Identidad Marrón y Tejiendo Feminismos.

La propuesta buscará también romper prejuicios en el abanico de los géneros y la identidad sexual, con un conjunto de obras de “mujeres, lesbianas, trans, travestis, no binaries, queers, agénero y género fluido”, según explicó María Eugenia “Kekena” Corvalán, curadora de la muestra.

Esta exhibición, convocada por el Ministerio de Cultura junto al nuevo Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad, ocupará no uno sino tres de los nueve pisos que tiene el edificio del ex Correo Central. Será uno de los eventos importantes del CCK bajo su nueva gestión. Ese programa comenzó el 31 de enero con una serie de homenajes dedicados a María Elena Walsh –conciertos y lectura de poemas, entre otras actividades– y con proyecciones de una performance del artista tucumano Tomás Saraceno.

La investigadora, docente, escritora y curadora “Kekena” Corvalán, que llevará las riendas en esta muestra, fue la encargada en marzo del año pasado de la curaduría de la exposición donde se encontraba la polémica María feminista (una estatuilla de la Virgen con un pañuelo verde), en el Centro Cultural Haroldo Conti. Obras de Para Todes Tode, nombre de aquella exhibición que terminó en litigio judicial, también se incluirán en la nueva propuesta.

EV

3.2.20

Arquitecto [Claudio Galeno] plantea que es el momento de rescatar el patrimonio de Antofagasta

Vía El América.

Febrero 1, 2020

Claudio Galeno, explica el valor arquitectónico de la ciudad y sugiere acciones para rescatar sector y edificaciones históricas de la capital regional.

La noche del 12 de noviembre de 2019, un incendio afectó al inmueble ubicado en la intersección de calles Baquedano y Matta, en pleno centro de Antofagasta. El edificio se terminó derrumbando producto del efecto de las llamas en su estructura, la edificación era reconocida por su antigüedad.

El hecho no pasó desapercibido, sobre todo porque se produjo en el contexto de las movilizaciones que se generaron producto del estallido social de octubre y porque en las redes sociales se viralizaron videos del edificio incendiado y derrumbándose, lo cual trajo un sinnúmero de comentarios alegando la destrucción de un edificio patrimonial de la ciudad.

El académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dr. Claudio Galeno, doctor en Teoría e Historia de la Arquitectura, explica que el inmueble siniestrado no poseía ninguna tutela patrimonial, que si bien es una pérdida por lo que significa para la identidad e historia local, no existía un resguardo alguno de parte de instituciones ligadas al patrimonio.

Ante la consulta si existe, efectivamente, un patrimonio que debe ser resguardado en la ciudad, Galeno enfatiza que sí. Indicó que existe una serie de edificaciones que son reflejo de un momento histórico de Antofagasta y, que poseen características arquitectónicas propias, por lo tanto, deben ser consideradas valiosas y patrimonio.

“La ciudad tiene una historia breve, pero tiene obras que reflejan sus distintos momentos históricos en los distintos estilos y reflejan la sociedad que edificó ese edificio, desde las distintas colonias extranjeras, instituciones, obras del Estado y de privados”, indica el experto en arquitectura patrimonial.

Del mismo modo, destaca a Antofagasta entre las ciudades del norte chileno que tienen buenas obras, “digamos de mayor envergadura en términos de escala y de variedad arquitectónica y patrimonial”.

Entre las edificaciones antofagastinas que destacan en la página web del Consejo de Monumentos Nacionales, https://www.monumentos.gob.cl/, están el ex Teatro Nacional, sitio de Memoria ex Centro de Detención Providencia, las casas Dauelsberg, West Coast y Abaroa, edificio de los Servicios Públicos que hoy alberga la Biblioteca Regional, edificio de la ex Municipalidad, el Cuartel General de Bomberos de Antofagasta, Inmueble de la Escuela D N°73 o ex Escuela N°2, el cual está habilitado como el Teatro Pedro de La Barra, la antigua Aduana de Antofagasta, la estación de Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia y la primera Gobernación Marítima de Antofagasta. Son algunos ejemplos de obras declaradas bajo la categoría Monumentos Históricos.

INCENTIVOS

Una de las dificultades que se presentan para salvaguardar inmuebles patrimoniales son las normativas y los procesos. “Habría que generar incentivos dentro de la Ley de Monumentos, para que los propietarios tengan algunos beneficios si poseen un inmueble declarado Monumento Histórico. Por ejemplo, que paguen menos impuesto, que podamos estudiar a fondo, generar una restauración, cosas que en otros países sí existen”, apunta el académico.

Si bien Antofagasta, con respecto a otras ciudades del Norte Grande, posee un patrimonio con un volumen importante, existen obras que deberían ser declaradas patrimonio. Esto porque ya hay edificaciones que se han perdido, han desaparecido del escenario urbano de la ciudad, otras sufren transformaciones en vez de rescatar su originalidad arquitectónica.

“Un edificio notable, me parece, es el edificio que se emplaza en el Balneario Municipal, que está totalmente transformado en el primer piso. [También] está el centro [de Antofagasta,] que obviamente, posee una concentración y una variedad de distintas piezas arquitectónicas”, afirma el docente.

En Antofagasta el plan regulador tiene una zona de Protección Histórica, una zona amplia que abarca hasta calle Manuel Antonio Matta por el oriente y Baquedano por el sur y Sucre por el norte. Pero, existen varios edificios que han sido alterados en sus fachadas.

Sin embargo, para el arquitecto una dificultad radica en que “la municipalidad local es una de las más complejas del país por las diferentes cosas que debe atender y, también, porque todavía se comporta como si la ciudad tuviera 60 mil habitantes. No se refleja la dimensión, la escala que tiene Antofagasta”.

Galeno identifica otra problemática que no se ha atendido, la cual consiste en que el centro, que es y debe ser una zona de preservación histórica, posee escasa fiscalización. Constata que muchos de los edificios antiguos que tenían un uso comercial o de oficinas, se han arrendado y dividido por dentro transformándolos en verdaderos cités. Por lo que, el municipio debería, al menos recuperar el cuidado que tuvo históricamente por su patrimonio.

ROLES

La ciudad posee características singulares desde la perspectiva arquitectónica, tiene entre sus obras patrimoniales un edificio con más de 200 [150] años. Si bien originalmente no estaba en Antofagasta, en él se emplaza hoy el Museo Regional. El inmueble Llegó a Valparaíso y fue trasladado a Mejillones y traído a la ciudad posteriormente.

Con el traspaso del Consejo de Monumentos, desde el Ministerio de Educación al de Cultura y las Artes, se generó una nueva institucionalidad, la cual consiste en un representante del Consejo de Monumentos Nacionales en cada región. En el caso de Antofagasta esa persona es la arquitecta UCN, Alejandra Joo.

Para Galeno este es un hito importante. “Ahora hay una figura, que creo va a cumplir un rol clave, porque Alejandra sabe de patrimonio, tiene estudios en restauración y desde el Ministerio de Obras Públicas tuvo a cargo la restauración de varias obras de patrimonio histórico, la misma Biblioteca Regional, la Iglesia de San Pedro Atacama, entre otras”.

Con respecto a qué se podría esperar que ocurra con el patrimonio, en el contexto del movimiento social que se generó en el último tiempo. El doctor en patrimonio argumenta que lo más dañado han sido locales dedicados al comercio, por lo mismo, espera que junto a la recuperación del comercio, se aproveche la oportunidad para recuperar el centro de la ciudad.

“El centro de Antofagasta tiene una imagen histórica importante, a pesar que hay cosas que se han perdido, todavía hay piezas que podrían estar en un mejor estado y podrían potenciarse”, afirma el arquitecto.

A su juicio, se debe generar un plan de recuperación por el daño realizado, y podría ser la oportunidad para ampliar la zona de construcción histórica y realmente recuperar fachadas y rescatar algunas edificaciones. De esa manera se tendría un catastro más completo.

Es ahí donde el aporte de la UCN puede resultar primordial, por medio de su escuela de Arquitectura, por ejemplo, se podrían establecer algunas alianzas o convenios con instituciones que apunten al rescate y recuperación del espacio público, urbano y arquitectónico. En esa dimensión, el Dr. Galeno expresa que son necesarios equipos multidisciplinarios.

“Hay otros roles, como nuestro rol frente a los campamentos, frente a la desigualdad social, en la estructura urbana de la ciudad, en pensar una ciudad mejor y más democrática con mayor humanidad con sus personas, con una mejor calidad de vida. Estamos en un desierto, estamos en un ambiente especial y una ciudad que es compleja y así seguramente tendrán su rol también la Escuela de Psicología, de Periodismo”.

La UCN, como entidad vinculada al territorio puede y debe cumplir un rol de vanguardia en propuestas que lleguen a la ciudadanía para salvaguardar el patrimonio de la capital regional.

1.2.20

La arquitectura más atractiva del planeta está en la Antártica

Vía La Prensa Austral.

¿Quién dijo que una base de investigación polar tenía que ser fea? Los diseñadores están repensando la construcción en el entorno más hostil del mundo.


Imagen vía El Independiente.

Los representantes de la comunidad científica y del gobierno de Brasil viajaron a mediado de este mes a la Antártica a inaugurar su nueva base de investigación Comandante Ferraz, la cual viene a remplazar las instalaciones que se perdieron en un incendio en el año 2012. Los dos edificios de poca altura, diseñados por Estudio 41, un despacho brasileño de arquitectura, tienen laboratorios, asistencia operativa y alojamientos, y podrían confundirse con un museo de arte o un hotel boutique.

“Brasil es un país tropical, así que no estábamos habituados a estas condiciones”, señaló Emerson Vidigal, director de esa empresa.

“Estas condiciones”: temperaturas que descienden a 51 grados Celsius bajo cero y vientos que alcanzan los 160 kilómetros por hora.

A lo largo del siglo XX, la arquitectura en la Antártica fue un asunto práctico y, en gran parte, improvisado, que tenía por objeto resguardar del clima y mantener vivos a los ocupantes. En 1959, el Tratado Antártico destinó ese continente a la investigación. Desde entonces, los científicos han llegado en cantidades cada vez más grandes, con necesidades cada vez más complejas. La construcción en la Antártica, que por mucho tiempo perteneció al ámbito de los ingenieros, ahora está atrayendo a arquitectos diseñadores que quieren trasladar la estética —al igual que la eficiencia, la durabilidad y el aprovechamiento de energía— a la zona más fría del planeta. “Como arquitectos, nos interesa la comodidad de la gente, así que nos propusimos crear un tipo de ambiente propicio para el bienestar”, comentó Vidigal.

Cuando los exploradores británicos construyeron ahí una de las primeras estructuras permanentes en 1902, la aislaron con fieltro y la revistieron con madera. La cabaña era “tan fría y entraba tanto viento en comparación con el barco que, durante el primer año, nunca se habitó”, recordó Ernest Shackleton, uno de los miembros de la tripulación de esa expedición. Cuando la acumulación de nieve obstruía el paso por la puerta, el equipo utilizaba una ventana para entrar y salir.

Ese espíritu de improvisación continuó durante décadas. En 1956, la organización británica Royal Society fundó la base Halley, pero, para 1961, sus instalaciones habían quedado enterradas bajo la nieve y cerraron en 1968. La base Halley II que la remplazó fue reforzada con soportes de acero, pero su vida útil fue todavía más corta, de 1967 a 1973. Halley III duró once años, Halley IV duró nueve y Halley V, casi quince, y cada trabajo de reconstrucción fue una tarea costosa y complicada.

Cuando surgió la necesidad de construir una nueva base Halley en 2005, la Prospección Antártica Británica, la cual gestiona la ocupación del espacio del Reino Unido en la Antártica, adoptó un enfoque novedoso y colaboró con el Real Instituto de Arquitectos Británicos para patrocinar un concurso de diseño. La empresa ganadora, Hugh Broughton Architects, diseñó la base Halley VI para que durara al menos 20 años.

Además de ser visualmente atractiva, Halley VI ofrece un ambiente más cómodo para vivir y trabajar. Está montada sobre pilotes hidráulicos, lo que permite que los operadores la eleven para sacarla de la nieve acumulada. Además, si es necesario mover toda la estación —que está asentada sobre una plataforma de hielo—, esto puede hacerse gracias a unos esquíes que hay en la base de esos pilotes. “Con anterioridad, estos proyectos solo pretendían ofrecer un resguardo del clima”, comentó Broughton. “Se les decía a los ingenieros: ‘Este es el clima, esta es la velocidad del viento, estas son las limitaciones’. Pero ahora estos proyectos pretenden usar la arquitectura como medio para mejorar tanto el bienestar como la eficiencia de la operación”.

Otros países ya se han sumado. En 2018, España abrió una nueva base de investigación y contrató a la empresa de Broughton para diseñarla. Al igual que Halley VI, tiene una silueta marcada y sus edificios modulares están revestidos con paneles rojos de plástico reforzados con fibra.

Estos edificios no solo tienen que soportar algunas de las condiciones climáticas más extremas del mundo, sino que los materiales de construcción tienen que enviarse y armarse en las escasas doce semanas del verano. La mayoría de los proyectos se construyen paulatinamente en el transcurso de varios años.

Cuando el Centro Nacional de Investigación Antártica y Oceánica de India decidió construir una nueva base de investigación, la empresa de arquitectura que eligió —bof architekten, de Alemania— ideó una manera para que la construcción fuera más eficiente. En vez de enviar a la Antártica contenedores de transporte llenos de materiales de construcción y luego regresarlos vacíos, los arquitectos integraron los contenedores de envío al diseño. “No es una de esas situaciones en las que despiertas y dices: ‘Quiero construir una base de investigación en la Antártica’, pero los arquitectos hicieron aportaciones importantes a estos proyectos”, comentó Bert Buecking, socio de bof architekten.

Para Estados Unidos, la arquitectura en la Antártica es algo urgente. La estación más grande de Estados Unidos, McMurdo, se inauguró en 1956 como una base naval improvisada, creció de acuerdo con las circunstancias durante décadas y ahora hay que modernizarla.

“Con el fin de prepararse para el trabajo de campo, los científicos reciben capacitación en un edificio, recogen el equipo para el campo en otro, reciben una motonieve en otro edificio y le ponen combustible en otro sitio”, dijo Ben Roth, gerente de proyectos de Antarctic Infrastructure Modernization for Science, el programa de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF, por su sigla en inglés) que modernizará la estación McMurdo durante la próxima década.

Roth calificó a los edificios existentes como “acaparadores de energía”, y otros funcionarios de Estados Unidos creen que eso genera problemas adicionales para la investigación científica en la estación. “Cuanto más gastamos para mantener en funcionamiento el edificio, menos recursos tenemos para mandar a los investigadores al área”, afirmó Alexandra Isern, directora del Departamento de Ciencias de la Antártica en la NSF.

En 2012, la NSF contrató a OZ Architecture, una empresa con sede en Denver, para desarrollar un diseño conceptual preliminar para una nueva estación McMurdo. Un equipo independiente de arquitectos y constructores está trabajando en el desarrollo de esos diseños. El complejo resultante ofrecerá “instalaciones cómodas”, señaló Roth, las cuales incluirán centros de acondicionamiento físico, salas de estar y alojamientos optimizados.

Broughton observó con interés “la forma tan radical en que ha cambiado el enfoque de estos proyectos en tan poco tiempo”. Como dijo Buecking, “cuando el Reino Unido construyó la base Halley VI, muchos países se dieron cuenta de la importancia de hacer algo especial, y no hacer algo así nada más”.

11.1.20

La polémica intervención contemporánea: Homenaje a la Historia del Salitre, de Carlos Costa, en la Ruta 16, tramo Pozo Almonte y Rotonda del Pampino.

Vía Comisión Nemesio Antúnez (MOP).

Región de Tarapacá, 2017
Artista: Carlos Costa
Materiales: Pino Oregón
Emplazamiento: Ruta 16, tramo Pozo Almonte- Rotonda del Pampino en Iquique



​El proyecto consiste en dos estructuras de pino Oregón que se emplazan sobre el bandejón central de la autopista 16, nuevo acceso a Iquique, en el primer retorno del DM. 26.500 de dicha ruta. Cada estructura de 60 mts de largo y 9 metros de altura, se encuentran distanciada entre sí por 48 mts.



La fundamentación del proyecto señala que este muro es un gesto que divide el territorio y hace referencia a los conceptos de historia y contrahistoria. La historia como relato que segrega dejando a la luz una parte y a la sombra otra, y la contrahistoria que transita por la vía opuesta. En este caso, la historia del progreso bienestar y desarrollo asociado al salitre y la historia que se identifica con la pobreza, la injusticia social y sufrimiento de sus trabajadores. Esta historia produce una fisura en la noción hegemónica del poder y es precisamente lo que quiere dejar en evidencia este proyecto, un contramonumento a la historia del salitre.



Esta propuesta plantea también la inserción de un elemento exógeno que materialmente se instala para significar el territorio, como noción inversa a lo vernáculo. Esto último tiene relación con las construcciones tanto de las oficinas salitreras como de la misma ciudad de Iquique, donde la madera aparece como material principal –material extraño al territorio- y la idea de que (según Rivera letelier) el pampino es gente que en su mayoría emigró del sur de Chile para trabajar el salitre.



Los conceptos que fundan este proyecto se trasladan directamente sobre el territorio, consolidando un gesto fuerte y elocuente que lo resignifica, alejándose de la lógica de la alegoría y la representación.​



La polémica:

Vía Edición Cero.



Pampinos no aprueban atentado incendiario, sin embargo daños a la «obra» que pretendía homenajearlos «no nos duele ni apena»

Sentimientos encontrados produjo en Sara Benavides González, histórica dirigente pampina, el atentado incendiario que sufrió la millonaria estructura que se construyó para rendir un homenaje a los pampinos, iniciativa, que “jamás nos representó y que más bien fue un agravio para nosotros. La obra surgió en el 2017, luego que el MOP llamara a licitación, por 400 millones de pesos, asociado a la empresa concesionaria de la autopista a Humberstone.

Dijo Sara Benavides, que en lo personal y también a nivel de la comunidad pampina, no aprueban ningún acto vandálico y de destrucción, como lo ocurrido con la estructura en la Carretera. Sin embargo el atentado incendiario pone nuevamente en el tapete el hecho que si licitó una obra, sin que los pampinos fueran consultados.

En efecto, la obra, que se escogió tras una licitación, se denomina «Homenaje al Salitre», de autoría del artista Carlos Costa, alcanzó una inversión de $400 millones de pesos, cifra que a los pampinos les parece que nada tiene que ver con el sentido de lo que fue la vida en la pampa ni con el costo millonario para lo que es la estructura. Se presentaron 90 propuestas las que fueron analizadas por un jurado de 12 personas donde los pampinos tuvieron cero participación.

“Se dice que es un homenaje a la pampa, entonces no entendemos cómo no consultaron a los pampinos, a nosotros que vivimos y trabajamos en la pampa. Por eso consideramos que esa “obra” es un agravio y un desatino”, explica Benavides.

Añade que cuando se enteró de la noticia del intento incendiario “no sentí dolor ni pena, porque con esa supuesta obra, una estructura sin sentido, nos agraviaron. Creo que más bien fue una burla y no un homenaje a la pampa y los pampinos”.

NO NOS REPRESENTA

Cabe recordar que en diciembre de 2017, cuando los pampinos viajaron a una de sus actividades en la Salitrera Humberstone, hicieron un alto y se bajaron en la carretera para desplegar un cartel frente a la estructura de madera y provistos de un cartel en el que se leía “No nos representa. Escuchen la voz de los hijos de a pampa”.

Los pampinos, dolidos y molestos, improvisaron una intervención, buscando clavos en el suelo y pegaron el cartel en la estructura. Al rato fue retirado. “Me lo fueron a dejar a mi casa -recuerda Sara Benavides-, es decir, no permaneció nada, pero como sea nosotros dejamos sentir nuestra voz”. Añade que al haber sufrido daño «cobra más sentido que eso que no nos representa, sea retirado de la carretera».

Anuncian reinicio de obras de restauración del edificio “ex Aduana” de Arica

Vía Arica al día.

Intendente y MOP se comprometieron en dar máxima diligencia a iniciativa que debía haber sido entregado a la comunidad durante el 2017.

“Entregaremos las obras durante el mes de junio, ese es nuestro compromiso ya que se trata de un lugar con mucha historia e identidad y que es parte del patrimonio de todos los ariqueños”, aseguró el intendente Roberto Erpel, el que junto al seremi de Obras Públicas, Guillermo Beretta, anunciaron el reinicio de obras del proyecto “Restauración Edificio Monumento Nacional Ex –Aduana”, que se encontraba detenido por término anticipado del contrato, ante los incumplimientos de la empresa a cargo de la iniciativa.

El intendente manifestó que el proyecto, que desarrolla la Dirección de Arquitectura del MOP, “es una iniciativa que se tuvo que liquidar ya que la empresa no cumplió, lo que generó un proceso complejo. Ahora como Gobierno, esperamos la máxima diligencia para la ejecución del resto de obras, para que -en junio- el edificio sea puesto a disposición de la comunidad, y ser usado como centro cultural municipal”.

La autoridad recalcó los esfuerzos del Gobierno del presidente Sebastián Piñera, por el resguardo al patrimonio cultural de cada región, indicando que, “estamos contentos, porque estamos iniciando los trabajos en este edificio emblemático, que resguarda la historia de muchas generaciones de ariqueños y parinacotenses”.

El seremi Guillermo Beretta, dijo que para esta nueva licitación los miembros del Consejo Regional Core, aprobaron –durante el 2019- la suplementación de recursos por $354 millones, que se suman a los $ 1.273 millones del monto original.

Sobre el cronograma de trabajo, Beretta dijo que la empresa tiene 150 días para entregar la obra concluida. “Pondremos máxima urgencia para esta iniciativa, ya que Arica no puede seguir esperando por obras emblemáticas, que se ejecuten con la calidad que la región y la ciudadanía merecen”, aseguró.

Para la presidenta de la Junta Vecinal N° 30 del casco antiguo, Ana María Nieto, el anuncio es una gran noticia. “Traigo la voz de los vecinos del casco antiguo y que hemos estado luchando constantemente para que exista una mejora, por lo es muy importante que finalmente se termine la restauración de este edificio, ya que es parte de nuestro patrimonio, de nuestro sentir y de nuestro vivir”, comentó la dirigente vecinal.

Sobre los antecedentes del proyecto, que tenía fecha de término para el 24 de diciembre del 2017, y sobre las obras ejecutadas, desde el MOP se informó que la iniciativa abarcó la intervención de una superficie de 403 metros cuadrados, distribuidos en 2 pisos. Las terminaciones restantes, corresponden a la reposición de estucos, pavimentos, baldosas, porcelanato, maderas y elementos metálicos.

Inician el diseño del mega proyecto para el balneario Chinchorro de Arica

Vía Cooperativa.

La etapa significará una inversión de 200 millones de pesos.

Se espera que la licitación de las obras ocurra a finales de este año.

La iniciativa está enmarcada dentro del plan de remodelación del borde costero de Arica.

Un total de 200 millones de pesos costará el diseño del futuro balneario Chinchorro, proyecto realizado por la Dirección de Obras Portuarias del MOP y que estará a cargo de la consultora Ango Arquitectura SPA.

Con un plazo de 320 días, el trabajo involucra ingeniería de detalles y arquitectura, los que abarcarán 1.6 kilómetros de borde costero desde Plaza Pacífico hasta calle Eilat. A esto se suma la participación ciudadana que iniciará a partir de febrero próximo.

El intendente Roberto Erpel explicó que el objetivo es iniciar a fines de este año la licitación para la construcción de esta mega obra, la que se encuentra inserta en el eje de desarrollo turístico y plan presidencial para la región.

"Cuando iniciamos nuestra gestión dijimos que íbamos a dar celeridad a estos proyectos que son tan emblemáticos para nuestra región. Ya logramos acortar el plazo de este diseño que originalmente era de 500 días y esperamos hacerlo aún más, porque los ariqueños no pueden seguir esperando", señaló.

Por su parte, el seremi del MOP, Guillermo Beretta, explicó que el trabajo de la consultora se realizará en cuatro etapas que comenzaron el 31 de diciembre pasado y que finalizarán el 15 de noviembre de este año.

Entre las características que debe contemplar el diseño destacan un eje peatonal, vías multipropósito, espacios para concesiones o permisos estivales de comercio, mobiliario urbano, centro logístico para salvavidas, servicios higiénicos, infraestructura para escuelas de surf, juegos infantiles, zonas deportivas, entre otras cosas.

31.12.19

IV SEMINARIO INTERNACIONAL HISTORIA DE LA ARQUITECTURA HOSPITALARIA, BUENOS AIRES 27 Y 28 DE MAYO 2020



PRIMERA CIRCULAR
La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires, ha sido elegida como sede del IV Seminario Internacional de Historia de la Arquitectura Hospitalaria (SIHAH) a celebrarse los días 27 y 28 de mayo de 2020.
Este encuentro bienal, que en sus anteriores ediciones se ha desarrollado en las Facultades de Arquitectura de las Universidades Federal de Río de Janeiro, Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Chile, surge a partir de la colaboración de académicos de diversas disciplinas pertenecientes a instituciones nacionales e internacionales.
El IV SIHAH 2020 propone reunir a diferentes especialistas en los campos de la investigación histórica de la arquitectura hospitalaria, de sus enfoques de valoración, prácticas de intervención, reutilización e integración territorial y adecuación funcional, a fin de generar la difusión de metodologías y aspectos teóricos y prácticos relacionados a estas temáticas. El objetivo principal es la puesta en común de experiencias vinculadas al conocimiento e integración de la arquitectura hospitalaria como herencia construida, bien arquitectónico, urbano, medioambiental y paisajístico.

Los principales temas a desarrollar en el IV SIHAH 2020 estarán orientados:
TEMA 1 Investigación histórica en Arquitectura Hospitalaria.
TEMA 2 Actualización de la Arquitectura Hospitalaria, Intervenciones y adecuación funcional.
TEMA 3 Nuevos enfoques de valoración, Integración territorial, institucional y disciplinar.

FECHAS
Entrega de resúmenes: 16 de Diciembre de 2019 al 14 de Febrero de 2020 Aceptación de resúmenes: 24 de Febrero de 2020 Entrega de ponencias: 25 de Febrero al 30 de Marzo de 2020 Aceptación de ponencias: 20 de Abril de 2020 IV SIHAH 2020:27 y 28 de Mayo de 2020
Los Resúmenes se recibirán en idioma español y portugués mediante la inscripción electrónica a través del Formulario disponible AQUI. Los requisitos para la presentación de ponencias se informarán en la Segunda Circular. Los Resúmenes de los trabajos aceptados se publicarán en formato electrónico en el Libro de Actas del IV SIHAH.

Más información acá 👇
https://drive.google.com/open?id=13-s8_y9UJ4X2OHnOFeJ1I0JBPS32AcjA

Para inscripciones click acá 👇
https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSckdkaYsK_HzhbZaRs6MiQJuX8Bm-NqrKkMNQOl0XwkuT1JEQ/viewform?usp=sf_link

Comité científico
Dra. Ana Albano Amora, Universidade Federal do Rio de Janeiro
Lic. Roberto Balmaceda, Universidad Nacional del Comahue
Dra. Gabriela Campari, Universidad de Buenos Aires
Mg. Alicia Campos Gajardo, Universidad de Chile
Dr. Renato da Gama - Rosa Costa, Fundación Oswaldo Cruz
Arq. María Teresa Egozcue, Universidad de Buenos Aires
Dr. Claudio Galeno Ibaceta, Universidad Católica del Norte
Dra. María Lilia González Servín, Universidad Nacional Autónoma de México
Arq. M.Sc. Carlos Eduardo Nieto, Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá
Dr. Antonio Rodríguez Alcalá, Universidad Anáhuac Mayab
Dra. Adriana Ruíz Razura, Universidad de Guadalajara
Lic. Celia Sipes, Hospital B. Rivadavia
Dr. David Zárate Weber, Universidad de Guadalajara

Comisión organizadora
Gabriela Campari
María Teresa Egozcue
Julieta Castagno
Soledad de la Torre
Inés Guida
Agustina Vittar

Contacto: sihah2020@fadu.uba.ar

10.9.19

La melancolía de una sala de espera. Por Claudio Galeno

La melancolía de una sala de espera, una suave música que proviene de una consulta se mezcla con el sonido bajo de una televisión encendida en el otro extremo del salón. Un par de mujeres mayores, de baja estatura, tiene sus cuerpos retorcidos sobre las sillas. Por su pequeño tamaño, pueden regocijarse como si estuviesen en un gran sillón. Conversan animadamente, murmullan, indagan, se asombran con sus relatos. Son mujeres que hablan de la vida, de muchas vidas, disfrutan de la conversa suave, sin tiempo, el tiempo indefinido de la espera. La sala posee una luz blanquecina verdosa de los fluorescentes. Una puerta entreabierta revela el tiempo en el exterior, una luz cálida de atardecer de verano, filtrado por una ventana polarizada. En el mesón que vigila todo y nada, se reúnen las asistentes y secretarias, el mueble protege sus murmullos, sus chismes, sus operaciones secretas tras el computador bajo el mesón. Nadie sabe que observan, a ratos otras mujeres se acercan y hablan de trivialidades, de experiencia, y de opiniones, es un núcleo de opinión. En torno al mesón transcurre todo y nada, el tiempo está aparentemente organizado por un reloj barato en el muro, en la parte menos iluminada de ese rincón. El tiempo no es importante. El espacio está detenido. Es un espacio dominado por las mujeres, ellas entran y salen por las múltiples puertas que bordean la sala. 1, 2, 3, 4...9, 10. Súbitamente en ese cruzar de una puerta a otra, alguna queda entreabierta y la luz cálida persiste en el exterior.

5.9.19

Casa de retiro del colegio San Luis fue demolida tras venta

Vía El Mercurio de Antofagasta.



HISTORIA. El terreno de la obra "Casa de Ejercicios Espirituales", diseñada por la arquitecta antofagastina, Glenda Kapstein, fue vendido por la entidad jesuita.

Jonathan Villella Coyán

La destrucción de un poco conocido ícono arquitectónico antofagastino se denunció en redes sociales durante esta semana. Se trata de la demolición de la Casa de Retiro del Colegio San Luis.

Esta obra, conocida como la "Casa de Ejercicios Espirituales", erigida en 1991 por la reconocida arquitecta local, Glenda Kapstein, comenzó a demolerse desde el martes, por una empresa privada, ya que el terreno fue vendido.
Concepto

La obra, según especialistas, representaba más que solo diseños innovadores. Su vanguardista estructura mezclaba diversas influencias de Europa. Donde la misma Kapstein se inspiró, antes de llegar a Antofagasta para diseñar el recinto.

Así lo expuso el arquitecto y académico de la UCN, Claudio Galeno, quien fue muy cercano a Kapstein durante su vida. Galeno manifestó además que con esta demolición, tanto Antofagasta como el país perdieron una obra de gran importancia arquitectónica.

"El edificio era notable. Sí estaba con un nivel de deterioro importante ya que sus propietarios no lo habían mantenido durante muchos años. Pero aún así, era valioso. Tenía muchas virtudes, como la factibilidad del espacio intermedio", precisó.

Y es que la obra, mediante su diseño, intentaba armonizar, complementar y aprovechar la luz natural del paisaje desértico.

"Esta era una obra reconocida a nivel mundial, fue publicada en libros de Inglaterra y Nueva York, en revistas italianas, se realizó una exposición en España... perder una obra así, se debe a muchas cosas, en parte ignorancia de la misma sociedad", dijo.

La hija de Glenda Kapstein, Carla Monforte, sostuvo que la demolición de la obra "es un golpe", que solo responde a intereses económicos.

"Nosotros sabíamos que estaban intentando vender el terreno, no había muchas posibilidades de acción ya que la única forma de cuidar una obra, es declararla monumento nacional y estábamos en ese proceso", precisó.

13.8.19

Arquitectura nacionalista. Por Andrés Sabella. El Mercurio de Antofagasta, 27 de agosto de 1982



Vía El Mercurio de Antofagasta / Biblioteca Nacional de Chile.

Ahora que funciona en la ciudad una Escuela de Arquitectura, conviene que se lea el ensayo sobre arquitectura de Pedro Prado. No es difícil obtenerlo: acaba de publicarse en un tomo Nascimento: "Ensayos" (Sobre la Arquitectura y la Poesía), bajo el cuidado celoso del poeta Juan Antonio Massone.

Pedro Prado fue, además, de poeta y novelista de fuerza lírica singular, filósofo y pintor, arquitecto que pensaba en cuánto celo debíamos aportar para construir nuestras casas, no en remedo "de", sino en verdad con nuestras realidades:

"La primera belleza de la arquitectura debe ser la propiedad".

En esta frase coloca la piedra sillar de sus ideas. Para el poeta de "La casa junto al mar", lo chilenos debemos bregar porque la arquitectura nacional sea, precisamente, "arquitectura nacionalista", entendiéndose por tal aquella en que lo elementos y rasgos de cada una de la muchas regiones que componen al país, correspondan a lo que éstas son:

"En Chile, una arquitectura, para ser nacional y nacionalista, tendrá que ser apropiada en sus múltiples variaciones, y el factor común a todas ni será ni éste ni el otro motivo, sino la continuación lógica del carácter de la región en el carácter de las casas".

En tal línea de trabajo, Prado rechaza, naturalmente, las construcciones que no satisfacen la realidad de su medio, porque se alzan en calco:

"Influencias perniciosas que nos falsean: elementos de construcción simulados con una cáscara superficial, errores contra la topografía y contra el clima y las condiciones asísmicas, y aberraciones bajo el punto de vista de la psicología que poseemos, forman la ley general".

Patricio Gross, en su libro "Arquitectura en Chile" (1978), anota, como ideal de la arquitectura chilena de hoy y mañana que:

"Será en el desarrollo de nuevas obras que tengan presente lo que no es más propio, como mejor podamos acercarnos a lo que constituye nuestra auténtica tradición del habitar; formas bellas en su simplicidad y economía de materiales, sin alardes ni juegos estructurales, en íntimo acuerdo con el paisaje y la luz, sin ostentosas diferencias y donde se pueda gozar de un espacio construido a escala del hombre", ligando su pensamiento al de Prado, por el impulso que debe inspirarnos, impidiendo que seamos una tierra "que tiene gran número de construcciones impropias, cuyos estilos se han propagado por el país sin discernimiento, alguno".

En instantes en que la construcción nacional se muestra angustiada por la cesantía que la falta de capitales trae consigo, estas reflexiones de Prado soplan una esperanza para cuando retomemos las herramientas, plazo que para bien de lo hogares chilenos se acorte todo lo posible para no ser gentes de rielo raso y de pan escaso.

Ver: Pedro Prado y los ensayos sobre arquitectura. por Patricio Pinto.

12.8.19

Un desarrollo para la Historia: Patrimonio arquitectónico de Antofagasta. El Mercurio de Antofagasta, 16 de agosto de 1984

Vía El Mercurio de Antofagasta (Archivo Claudio Galeno).

Hoy escribe: Juan Enrique Pimentel Bunting, arquitecto



Como todos sabemos, nuestra ciudad es muy joven, sus orígenes son modestos, y su vocación muy definida y especializada. Lo que mejor expresa esta apreciación es su arquitectura, o más bien, su patrimonio arquitectónico, que nos habla del pionerismo, de la improvisación y espontaneidad con que Antofagasta nació y creció, a partir de un día desconocido en 1866, con esa pujanza que no conocía barreras, y que caracterizaba toda acción que emprendían nuestros antepasados industriosos y aventureros.

Quien busque en nuestra ciudad viejos y nobles sillares de granito, dinteles coloniales de roble tallado, o espacios que evoquen gestas heroicas, sólo encontrará la decepción de una arquitectura pragmática, sin otra pretensión que servir al trabajo, a las obsesiones y riquezas esquivas de la minería y, en el mejor de los casos, a la nostalgia de remotos lugares queridos.

Sus autores, en una aplastante mayoría, hoy son anónimos, hombres nacidos en el Valle de Copiapó, las islas de Dalmacia, en el país de Gales, la Baja Sajonia. Muchos, jamás siquiera soñaron que un día vararían para siempre en estas playas desconocidas.

Y este variado conjunto de condiciones, necesidades, ambiciones y sueños, fue dando forma al carácter de Antofagasta, a aquello que llaman identidad, al pasado que reconocemos como nuestro y que constituye el apoyo que nos permite aceptar el futuro.

Pasados los primeros años de este siglo, y cuando la ciudad se consolida como emporio minero, la arquitectura ligada a estilos definidos y propios de la época, inicia sus primeros pasos. Arquitectos e ingenieros con inquietudes estilísticas, como Abd-el-Kader, nos legan obras como el Mercado Municipal y la actual Casa Consistorial, y esforzados curas alemanes, chilenos y españoles levantan "a ñeque" las iglesias de San Francisco, la Catedral, y, la del Corazón de María.

Sin embargo, durante la primera mitad de este siglo perdura con fuerza, al menos para los legos, el anonimato de los autores de obras de gran presencia como la Casa Gibbs, el Banco Alemán [Anglo Sudamericano] (hoy Banco del Estado), el Banco Español, la Cooperativa del F.C.A.B. (hoy Gobernación Provincial), y tantas otras. Y a fines de esta época, registramos a los colegas Campusano y Tarbuskovic como arquitectos afincados en la ciudad, trazando todo un estilo qué emparienta algunos de nuestros barrios, a través de la arquitectura, con aquellos sector de Ñuñoa que se desarrollaron por esa misma época.

Al acercarse Antofagasta a su Centenario, su población crece fuertemente, atrayendo a muchos profesionales de la construcción; la Universidad del Norte crea la carrera de Construcción Civil, y poco a poco la presencia de los arquitectos se va haciendo más visible. Instituciones públicas contratan sus servicios permanentes en la zona, o bien se instalan por largo tiempo, o definitivamente, para ejercer libremente, arquitectos como Ricardo Pulgar, Mario Reyes, María Schurmann, U!ises Vergara, Patricio Diaz. Muchos terminarán sus carreras aquí como Carlos Contreras, Romilio Concha y, últimamente, Luis Hernán Valdivieso.

Con ellos, Antofagasta comienza a buscar algo más en la arquitectura, se intenta ir más allá de lo práctico, superar las grandes limitaciones impuestas por la falta de materiales regionales y la escasez de recursos financieros, que ya no fluyen como antaño, a la par de las riquezas de la pampa que llegan a los puertos.

La arquitectura en la Región se masifica, apareciendo los grandes conjuntos habitacionales planificados, y en nuestra ciudad se levantan varios edificios que superan los cinco pisos de altura, dejando de ser los ascensores aquellos aparatos que maravillan a los niños en los Almacenes Giménez y la Compañía Cervecerías Unidas.

El número de profesionales que trabaja en la Región, hace necesaria la constitución de una Delegación Provincial del Colegio de Arquitectos, la que es reconocida oficialmente al ser considerada su participación en organismos y eventos de trascendencia, y su opinión es oída al decidir la ejecución de proyectos importantes para la comunidad.

Hoy, cuando los arquitectos conmemoramos el 42º aniversario de la creación del Colegio de Arquitectos de Chile, y nuestro quehacer ha recorrido este camino modesto, limitado y provinciano, pero nuestro, la situación de la Arquitectura en Antofagasta parece enfrentar cambios trascendentes en su trayectoria. Este aniversario sorprende a 35 arquitectos residiendo en la Región y a 200 alumnos que bregan con cartones, papeles, terminología y teoría en una Escuela de Arquitectura en esta ciudad.

La sola presencia de la Escuela promete actitudes más críticas, la búsqueda de caminos para encontrar el lazo armónico que una a lo heredado con lo por hacer, para identificar lo válidamente regional en el diseño arquitectónico local. La Escuela puede aportar la fuerza que necesita la comunidad de los arquitectos para rescatar y preservar todo aquello que reconocemos como valioso en nuestras ciudades; a su vez, el gremio tiene también la posibilidad de aportar a las nuevas generaciones profesionales lo que se ha aprendido en el camino, y que no se aprendió en las Escuelas de Arquitectura del centro del país.

Estamos ciertos, entonces, que este aniversario gremial se conmemora en ese espíritu especial que rodea el inicio de toda nueva etapa, espíritu que hemos querido transmitir a la comunidad que servimos, a través de estas lineas en "El Mercurio" de Antofagasta y Calama con el pretencioso objetivo, además, de interesarla en todo aquello que forma parte de esa vivencia colectiva, de esa experiencia común a todos los habitantes de una ciudad, que se llama Arquitectura.

11.8.19

Antofagastinos relatan orígenes de sus familias como migrantes

Vía El Mercurio de Antofagasta.

SOCIEDAD. A principios de 1900, cerca del 16% de la población en la ciudad era de origen extranjero.

11% de la población que habita en la Región de Antofagasta corresponde a inmigrantes, según el censo.



"Detrás de todo migrante hay un dolor, porque dejas tu tierra, tus raíces, dejas tu pueblo y ahí hay un acto de dolor que después mitigas y conviertes en nostalgia, porque empiezas a ser chileno, pero son vidas durísimas y nunca dejas de recordar lo que eres".

Las palabras corresponden al sociólogo antofagastino César Trabucco Swaneck, descendiente de inmigrantes de Sudáfrica e Italia y de destacada trayectoria académica en la Universidad de Antofagasta.

"El primer migrante que llega es el que hace el sacrificio, la segunda generación se forma y ya se consolida. Pero yo por lo que escuché en mi familia, nunca hubo una mala percepción de nuestros orígenes, nunca hubo rechazo. De hecho, siempre fueron acogidos", relata el sociólogo.

A pesar de que la ciudad tiene gran parte de sus orígenes en la población migrante, en 2019 y con el auge de la llegada de extranjeros latinos, la migración presenta cierto rechazo en algunos grupos.

Según el Censo del 2017, hoy la región tiene una población de más de 600 mil habitantes y el 11% corresponde a extranjeros. A parcir del 2018, comenzó también a llegar un flujo importan te de venezolanos a la zona.

Esta semana el gobierno decidió no autorizar una marcha contra la inmigración que debía desarrollarse hoy.

En este escenario, antofagastinos hijos y nietos de inmigrantes, explican el aporte de sus antepasados, enfatizando que si bien es necesario una regulación a la ley de migración (que data de 1975), esto no justifica tal nivel de xenofobia.

DIFERENCIAS

Stjepan Ostoíc Papic, realizador cinematográfico y descendiente de croatas, comenta que existe una marcada diferenciación entre los inmigrantes europeos con los inmigrantes latinos.

"Esta situación es preocupante, yo no creo que la inmigración no deba ser regulada, pero es complicado que existan discursos de odio y migración de primera y segunda clase. ¿Por qué debe haber una diferencia entre un alemán y un colombiano?" dice.

Por su parte Claudio Galeno, académico de Arquitectura en la Universidad Católica del Norte, en cuanto a pu1ismos, dice que "en Antofagasta, como surgió de la nada, hasta los chilenos somos inmigrantes, aquí no existe nativos , solo podrían serlos los descendientes de changos o camanchacos, quienes eran los que deambulaban por aquí de antes de que existiese Antofagasta".

Grecia
Juan Castro Bekios, fiscal: "Mi abuelo materno Juan Bekios Pepas llegó desde Grecia en barco a Chile en 1928. Aquí ya estaban sus hermanos Evángelos y Anastasio Bekios. quienes habían peleado en la I Guerra Mundial. La historia de nuestro país se construyó con el aporte de inmigrantes de todas partes del mundo. desde quienes fueron los padres de nuestra independencia"'.

Croacia
Stjepan Ostoic, realizador: "Mi abuelo materno llegó de Croacia y mi abuela era hija de croata en Antofagasta. Por la rama paterna, mi abuela era descendiente croata. Mi abuelo llegó hacia fines de los años 20 a trabajar a la panadería de un tío, y después se independizó y abrió su propia panadería, 'La Selecta', que estuvo por muchos años y donde compraba Antonio Rendic".

China
Aixin Liu Wu, traductora: "De parte de mi padre, mi bisabuelo llegó los años 20 y vivió en Chacabuco y Pampa Unión. mi madre llegó en 1987. Hasta donde sé, mi bisabuelo fue de los primeros chinos al llegar en barco a esta ciudad. Los chilenos olvidan sus orígenes, su historia. Todos son mestizos y con lo conservador que son los chilenos, les choca que llegue una cultura distinta".

Sudáfrica e Italia
César Trabucco, sociólogo: "El primero en llegar a Antofagasta por el lado paterno es mi abuelo Vittorio Trabucco, italiano genovés. Eso hacia principios del siglo XX. Por parte de mi madre mis abuelos llegaron en 1903. venían desde Sudáfrica. De los primeros, algunos se quedaron en la ciudad y otros partieron al sur, del segundo grupo. todos se quedaron en Antofagasta".

Alemania e Italia
Claudio Galeno, arquitecto: "Mi abuelo materno era nieto de un alemán. era pediatra. Raúl lbaceta Kuhl. Fue el pediatra de Antofagasta a principio del siglo XX; mi abuela Ana Fernández vino de Valparaíso de niña, los Galeno venimos del sur. pero llegaron desde España, y antes desde Italia. En Antofagasta, como surgió de la nada. hasta los chilenos somos inmigrantes".

Bolivia
Cristian Puebla, periodista: "Mis abuelos por parte de mi madre son bolivianos. ellos llegaron muy jóvenes a trabajar a Chile por el tema del cobre, cuando Codelco llevaba sus primeros años. Las perspectivas económicas acá eran mucho mejores. Ellos llegaron de Cochabamba y se quedaron acá porque la calidad de vida en Chile y en Chuqui específicamente, fueron las ideales".

3.8.19

El Monte Aconcagua, el terrible gigante

Disney hizo una serie de cortos sobre Latinoamérica, luego de un viaje que hizo con su equipo en 1941 (Ver documental Walt & el Grupo).

El corto dedicado a Chile, de 1942, trata de un avioncito llamado Pedro cuya familia está a cargo de llevar el correo de Santiago a Mendoza, volando sobre los Andes. Cuando su padre se enferma, le toca a Pedro llevar la correspondencia, y en el peligroso camino se encontrará con un terrible gigante, el Monte Aconcagua.

La representación que hacen de la montaña más alta de Sudamérica es muy dramática, humanizándolo realmente como un gigante dormido.

A continuación algunas páginas del libro de 1944, editado en Barcelona por José Mª Rieusset, que cuenta el relato del cortometraje:


La portada de Pedro el avioncito de los Andes. A la derecha se ve la cordillera como una gran muralla vertical.


La primera página del cuento, donde se introduce que la familia de aeroplanos está a cargo del servicio aeropostal entre Chile y Argentina.


Pedro llegando a la escuela de aviones. Sobre la puerta el escudo chileno, y afuera la bandera.


Pedro se encuentra con otro personaje de este cuento, con un cóndor.


Pedro se oculta en las nubes, cuando divisa el Aconcagua. En la ilustración de este libro, el Aconcagua, es solo una cima entre las nubes, no está humanizado. Mientras que en el cortometraje es como un asustador gigante dormido. Como se puede ver es el fotograma a continuación:



La mítica e imponente montaña, se puede divisar desde muchas partes del territorio chileno. A continuación un pequeño video (Boomerang) publicado en Instagram donde se puede ver como su cima se distingue radicalmente del resto de montañas de la cordillera.

Ver esta publicación en Instagram

#inbetweenspace #cordilleradelosandes #aconcagua #andeslandscape

Una publicación compartida por Claudio Galeno (@claudiogalenium) el