9.7.18

El Museo del Prado mira a América

Vía El País.



La cátedra de la pinacoteca está dedicada a la pintura colonial, un lenguaje que hace un viaje de ida y vuelta entre ambas orillas del Atlántico

Por Rut de las Heras Bretín

El Prado cruza el charco. Esta es una manera coloquial de explicar el objetivo de la próxima Cátedra del museo, una de las principales líneas de actuación de su Centro de Estudios, que lleva el título De la pintura a la era de la imagen: España / Nueva España. Pero no solo atraviesa el Atlántico en una dirección, este programa hace un viaje de ida y vuelta y en esto incide Jaime Cuadriello, su titular, quien ha configurado el ciclo de conferencias y de seminarios que conforman este curso. En esta octava edición de la cátedra se ha apostado por introducir ciertas novedades: el museo no se queda en sí mismo; lanza una mirada hacia el exterior, a obras y artistas que no expone. “Queremos ampliar los horizontes”, ha apuntado este martes, Andrés Úbeda, director adjunto de conservación del Prado.

Cuadriello ha planteado un acercamiento al arte colonial a través de cuatro artistas procedentes tanto del viejo como del nuevo continente: Baltasar de Echave Orio (Zumaia, Gipuzkoa, 1548/58 – México, 1623); Sebastián López de Arteaga (Sevilla, 1610-México, 1655); Rafael Ximeno y Planes (Valencia, 1759 - México, 1825); Juan Rodríguez Juárez (Ciudad de México, 1675-1728). Tres españoles y un mexicano que tanto pueden dialogar entre sí, como entablar relaciones con las colecciones del Prado. “Es un planteamiento a favor de la permeabilidad, no para que los pintores compitan”, explica el director de la cátedra, investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México.

El experto reflexionará sobre la transformación que en los últimos 35 años han experimentado las narrativas sobre la pintura colonial, una disciplina que se está en construcción. “No hay canon, no hay relato, no hay catálogo, el universo visual es anónimo”, afirma y corrobora que el término “colonial” no tiene connotación peyorativa. “La movilidad de estas imágenes no deja de sorprendernos. Puedes encontrar a un discípulo de Miguel Ángel trabajando en Lima, Perú, o enconchados mexicanos [técnica pictórica realizada con incrustaciones de nácar procedente de conchas de moluscos] satisfaciendo el mercado español del momento”. Es una asignatura pendiente a lo largo de los siglos en los que se ha desarrollado la historia del arte, no solo no ha tenido hueco en los planes de estudio, tampoco en los museos. Es ahora, cuando se cuestiona la visión eurocentrista de la historia del arte y se buscan otras narrativas y otras formas de aproximarse a las colecciones, cuando estas obras empiezan a encontrar su lugar, tanto que actualmente ocupan uno en la Quinta Avenida de Nueva York, en el Metropolitan Museum, con la exposición Painted in Mexico, 1700-1790: Pinxit Mexici de la que Cuadriello es cocomisario.

Y aunque los fondos de arte colonial que pertenecían a las colecciones reales no se encuentran en el Prado, están en depósito en el Museo de América (Madrid), el mejor en el mundo de obras de este periodo como afirman el director de la cátedra y el del Prado, Miguel Falomir, la pinacoteca ha considerado el momento de dedicarse a ello. “Debería ser difícil hablar de historia del arte en España sin tener en cuenta el arte colonial. Hemos de repensarla y revisar lo que no se ha hecho bien”, defiende Falomir que sabe que el centro tiene la capacidad de crear expectativas, de ser altavoz, por visibilidad y capacidad económica, más que el Museo de América. Así, este martes, se ha abierto el plazo de inscripción para las conferencias que tendrán lugar en noviembre y para los seminarios, más específicos, e impartidos para 20 estudiantes que obtengan una beca para participar.

Este programa académico es muy especializado, pero es un inicio con el que responder a una necesidad cada vez más urgente en los museos, simplemente porque es también un requerimiento de la sociedad: la inclusión de todos los públicos, de todas las lecturas y puntos de vista. Falomir deja abierta la posibilidad de una futura exposición y a Cuadriello lo que le gustaría no es una gran muestra desmesurada que consista en “hacer una check list” con un gran número de obras, si no ir a los conceptos como el retrato, el costumbrismo del siglo XVIII, y, a partir de ahí, que obras de una orilla y otra del Atlántico hablen.

3.7.18

Antofagasta extenderá a 30 km las áreas verdes en el borde costero

Vía El Mercurio de Santiago.



Construcción de megaparque permitirá disminuir escasez de áreas de recreación.

Proyecto requiere una inversión de US$ 70 millones y casi la mitad los aportarán el MOP y una empresa minera.

Las arquitectas del mundo que lucharon contra los estereotipos

Vía Mundo TKM.

"Es una industria muy dura, dominada por hombres, no solo en los estudios de arquitectura, también entre promotores y constructores", dijo Zaha Hadid, la primera mujer en conseguir una medalla de oro en los premios Pritzker.

Es difícil ser mujer en un mundo dominado por hombres. Más difícil es querer emprender una profesión en la que los hombres son eminencias. Zaha Hadid lo explica bien: “Es una industria muy dura, dominada por hombres, no solo en los estudios de arquitectura, también entre promotores y constructores”. Sin embargo, venció todos los prejuicios y logró ser la primera mujer en ganar una medalla de oro en los premios Pritzker, logro que consiguieron otros como Le Corbusier o Philip Johnson.

Te recopilamos todas las mujeres que se adentraron en un mundo que quería ser solo de hombres, sin importarles los prejuicios ni los estereotipos.

1- Zaha Hadid:

“A las mujeres siempre se les ha dicho ‘No vas a lograrlo’. ‘Es muy complicado’, ‘No puedes hacer eso’, ‘No lo intentes, porque no vas a ganar ese concurso’. Por eso necesitan confianza en sí mismas y gente cerca que ayuden a continuar”

Es la primera arquitecta ganadora del premio Pritzker 2004, el máximo galardón en la Arquitectura. A su vez, es la única mujer arquitecta que es mencionada entre los 10 mejores arquitectos del mundo en el 2010.

2- Julia Morgan:

“Nunca dejes un trabajo porque lo consideras pequeño. No sabes a dónde te llevará”

Fue la primera mujer admitida en la Escuela de Bellas Artes de París y en 1902 se tituló en arquitectura. Durante sus cerca de cincuenta años de carrera diseñó más de 700 edificios.

3- Marion Lucy Mahony Griffin

Fue la primera arquitecta estadounidense mujer, ya que fue la primera en graduarse en arquitectura en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts.

4- Matilde Ucelay Maórtua:

“Mi papá me dijo, cuando le conté que estudiaría Arquitectura: ‘Mucho dibujo y bastantes matemáticas’. Y eso hice”

Fue la primera mujer titulada en arquitectura en España. Con más de 120 proyectos realizados y algunos en el extranjero, tuvo una carrera de más de 40 años de ejercicio profesional.

5- Anna Wagner Keichline:

“En la Universidad estudiábamos 3 o 4 horas sin parar, trabajando sobre nuestros bocetos”

Es la primera mujer arquitecta registrada en el estado de Pennsylvania. Se hizo conocida por inventar el Ladrillo de K, hueco y precursor al bloque moderno de concreto.

6- María Luisa Dehesa Gómez Farías:

“Me acerqué a uno de mis maestros y le pregunté por qué no me tomaba temas de la clase como hacía con los hombres. Me dijo: ‘A usted solo le puedo preguntar acerca de cómo hacer una sopa de fideos'”

Es la primera mujer mexicana titulada como arquitecto y que se recibiera en 1939 en la Academia de San Marcos de la Universidad Autónoma de México.Se graduó con honores de dicha universidad con la tesis “Cuartel de Artillería Tipo” en 1937.

[En 1926] filman [la] película "Bajo dos banderas" en las calles de Antofagasta

Vía El Mercurio de Antofagasta.

Por Isidro Morales Castillo.



Inusitado interés provocó entre los antofagastinos la filmación de una película, la primera en la ciudad, con locaciones en las calles céntricas. Corría 1926 y con la dirección de Arnulfo Valck y Alberto Santana, comenzaba el rodaje de la cinta denominada "Bajo dos banderas", que tenía como protagonistas p1incipales al actor y periodista Edmundo Fuenzalida (hijo del dueño del diario "El Industrial") y la actriz Mercedes Olivares.

Santana y Fuenzalida organizaron un concurso para completar el elenco. Estas personas fueron sometidas a pruebas de cámara para detectar sus condiciones actorales y luego estas filmaciones fueron vistas por un jurado integrado por "periodistas y cinematografistas".

Decenas de curiosos miraban "desde la distancia la filmación de las escenas en las calles, llamando la atención el desplazamiento de los actores y el equipamiento de los productores". Una nota de "El Mercurio", explicaba que la simple observación de la filmación de las escenas permitía deducir que la película tenía "gran fuerza emocional y, principalmente, numerosos y emocionantes pasajes de aventura al estilo de las cintas norteamericanas". Las escenas de las distintas películas fueron filmadas en calles y paseos, edificios públicos, casas comerciales, bancos, fábricas, industrias, clubes sociales, entre otros lugares.

De acuerdo a datos de la Dirección General de Estadísticas, la comuna de Antofagasta, considerando todos sus distritos, alcanzaba una población que apenas superaba las 50 mil personas. Según antecedentes del censo de 1920 la Perla del Norte tenía 51.531 habitantes y en el registro de 1930, 53.591; o sea, en 10 años sólo aumentó en 2.060. En ese periodo numerosas oficinas salitreras cesaron su funcionamiento, preámbulo de la gran crisis de los años 30.

Antofagasca, según algunos expertos, fue conocido como el Hollywood de Sudamérica. Su desarrollo cinematográfico está registrado en las páginas de los diarios locales, especialmente" El Mercurio",material que sirvió de base a estudios efectuados por la fallecida Dama del Ancla (2004) y destacada cineasta Adriana Zuanic Donoso. Se trata del proyecto titulado "Documental cinematográfico del cine mudo de Antofagasta de los años 20". En 2008, publicó junto a Eliana Jara y Hans Mülchi, el libro "Antofagasta de película: Historia de los orígenes de un cine regional".

Entre 1926 y 1928 se filmaron ocho películas argumentales además de numerosos documentales relacionados con la realidad regional y de marcado valor social. Los filmes fueron "Bajo dos banderas", "Madres solteras", "Madre sin saberlo", "En la ciudad del oro blanco", "Cascabeles de Arlequín", "Buscador de fo1tuna", "Vergüenza"y "Cocaína". Entre los documentales resaltan "De la costa a La Paz", "Actualidades de Antofagasta", "Película cinematográfica del Balneario Municipal", "Actividades deportivas del Club Unión Chile", "El resurgimiento de la industria salitrera", "Torneo atlético del Club Germanía", "Raid de los aviones panamericanos", "Circuito automovilístico a Cerro Moreno" y "La gran carrera automovilística Antofagasta-Mejillones-Antofagasta".

El material visual consideró importantes acontecimientos como actividades sociales, comunitarias, pero también de integración subregional. Hubo registros del movimiento en favor de la construcción del Ferrocarril de Antofagas1aa Salta y el raid Antofagasta-Salta. Este cine mudo argumental fue conocido por el público en los teatros locales "Imperio", "Alhambra", "Royal", "Nacional" y "Pabellón Antofagasta", que incorporaron acompañamiento de piano y violín.

Todo concluyó con el advenimiento del cine sonoro. La actividad del Hollywood de Sudamérica fue apagándose con el cierre de los biógrafos, pero también por la crisis salitrera que azotó al norte chileno.

15.6.18

LUPA: luz y paisaje. Exposición colectiva. Balmaceda Arte Joven. Sala de Arte Fundación Minera Escondida, del 7 de junio al 6 de julio, 2018



Desde el 7 de junio al 6 de julio la Fundación Minera Escondida y Balmaceda Arte Joven, presentan la exposición colectiva: LUPA, luz y paisaje.

La muestra curada por Jorge Wittwer Mulet reúne artistas modernos y contemporáneos.

En el acceso a la exposición se presentan una serie de postales históricas de Antofagasta a inicios del siglo XX, en las cuales se puede apreciar la intensidad del paisaje mediante las montañas y el mar.

Enfrentando esas postales, una serie de pinturas de la Pinacoteca de la Universidad Católica del Norte, detienen su mirada en el paisaje nortino. La selección reúne obras modernas de Nicolás González Paredes, Ovidio Guzmán, Lola Contreras, Jorge Flores Naveas y Osvaldo Ventura López. Esta breve selección representa de forma muy clara la vitalidad fauvista de los pintores modernos de la generación de los años 40 a lo 60 en Antofagasta. Esta parte de la muestra es como el título, luz y paisaje, entre los cuales destaca la poco conocida Lola Contreras.

En la sala principal se exponen una serie de obras contemporáneas: un video de Alejandro García, una enorme pintura de Juan Salva, fotografías nocturnas de Víctor Burgos, pinturas de Luis Núñez, una instalación sonora de Fernanda Fábrega, fotografías intervenidas de Carlos Riveros, y una serie de pinturas de Alicia Guzmán. Juntas promueven diálogos, estimulados por la pieza más vanguardista, los sonidos urbanos de Fábrega.

14.6.18

AMPLIACIÓN DE PLAZO PARA RESÚMENES AL 25 DE JUNIO / VI Seminario Docomomo-Chile, Valdivia. Patrimonio y sustentabilidad. De la ciudad al territorio. 14, 15 y 16 de noviembre de 2018 Campus de la Isla Teja - Universidad Austral de Chile



El VI Seminario Docomomo Chile se realizará en Valdivia y estará enfocado al análisis y debate sobre la situación y sustentabilidad del patrimonio moderno, de las diversas manifestaciones que ha tenido en el nivel regional, durante el siglo XX, así como de sus alternativas de preservación.
Bajo el tema central “Patrimonio y sustentabilidad: de la ciudad al territorio” esta sexta versión del seminario nacional de Docomomo-Chile tiene como propósito continuar el análisis sobre la arquitectura y el urbanismo moderno, iniciado en los anteriores seminarios, realizados en Santiago (2005), Antofagasta (2007), Valparaíso (2009), Concepción (2012) y Santiago (2014).

INVITACIÓN
La VI versión del seminario DOCOMOMO Chile se desarrollará los días 14, 15 y 16 de noviembre de 2018, en el Campus Isla Teja de la Universidad Austral de Chile, el cual, es organizado por el Instituto de Arquitectura y Urbanismo de la misma casa de estudios a través del programa Taller Sur Global, el cual nace originalmente el año 2003 en una instancia de debate y conversación al incorporar diversas disciplinas interactuantes con la arquitectura y el urbanismo sostenible, todo esto con la idea de otorgar un espacio de difusión y producción de conocimiento por medio de un diálogo transdisciplinario que ampliaría el horizonte cultural y profesional de académicos y estudiantes; en conjunto con el Centro de Patrimonio Cultural de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Se invitan a profesionales en ejercicio, estudiantes de postgrado e investigadores en arquitectura y urbanismo, así como de disciplinas relacionadas, a presentar investigaciones, estudios, proyectos y análisis críticos relacionados con algunos de los siguientes ejes temáticos:

1.- Patrimonios modernos y regiones: historias, experiencias y utopías.
2.- Trascendencias regionales del patrimonio moderno: arquitecturas modernas emblemáticas en contextos locales.
3.- Conjuntos patrimoniales y obras relevantes, aproximaciones al re-uso adaptativo. 4.- Patrimonio moderno urbano y rural, territorio y paisaje.
5.- Buenas prácticas de conservación, gestión y proyecto sobre el patrimonio moderno. 6.- Situación actual del patrimonio moderno, sustentabilidad, valoración y perspectivas.

Considerando que la aproximación principal del seminario es amplia y abierta a una visión interdisciplinaria, las presentaciones se pueden enfocar hacia: aspectos teóricos e históricos del patrimonio moderno y los procesos urbanos y rurales; análisis de edificios, barrios o conjuntos modernos; valoración del patrimonio moderno; evaluación de cómo la arquitectura moderna ha respondido a los requerimientos frente a las condiciones regionales y las posibilidades de recuperación y/o conservación en contextos locales y regionales.

ENVIO Y SELECCIÓN DE TRABAJOS

Los investigadores interesados en participar en el VI Seminario DOCOMOMO Chile, deben enviar un resumen con el formato que se indica a continuación:
• Título del trabajo.
• Nombre completo del o los autores, afiliación institucional, dirección postal, número de teléfono, y dirección de correo electrónico.
• Palabras clave: se incorporarán 5 palabras clave.
• Indicación temática: Señalar el eje específico al que adscribe el trabajo.
• Origen del trabajo: investigación académica (proyectos de iniciación y otros de investigación científica, tesis de maestría o doctorado); trabajos de investigación individual o de grupo (indicando tipo de apoyo o fuente de financiamiento FONDECYT, FONDART, entre otros); institucional (trabajo generado por universidades, organismos públicos, direcciones de obras municipales, secretarias ministeriales y servicios públicos o instituciones privadas); proyecto de restauración o intervención.
• Resumen: Descripción del trabajo en una extensión máxima de 300 palabras, conteniendo información sobre los objetivos, métodos y resultados obtenidos.
• Dos imágenes representativas.
• Currículum resumido (máximo de 50 palabras) del o los autores,

El texto debe ser presentado en formato digital (word), escrito con fuente Arial 12. Se podrá insertar un máximo de 2 imágenes (planos o fotografías) en una segunda página del documento. Los trabajos deberán enviarse como archivo anexo a la dirección de correo electrónico: docomomo.valdivia.2018@gmail.com
La fecha límite de envío de los resúmenes es el 25 de Junio de 2018. PLAZO AMPLIADO

LOS TRABAJOS SELECCIONADOS SERÁN PUBLICADOS EN UN LIBRO DE ARTÍCULOS, CON COMITÉ INTERNACIONAL Y NACIONAL.

Comité Científico Internacional
Ana Tostões (Instituto Superior Técnico - Universidade de Lisboa-- docomomo International) Louise Noelle (Universidad Nacional Autónoma de México- docomomo México)
Horacio Torrent (Pontificia Universidad Católica de Chile -docomomo Chile)
Carlos Eduardo Comas (Universidade Federal do Rio Grande do Sul - docomomo Brasil) Claudia Costa Cabral (Universidade Federal do Rio Grande do Sul - docomomo Brasil) Renato Gama-Rosa Costa (Fundação Oswaldo Cruz - docomomo Brasil)
Raul Monterroso (Universidad de San Carlos de Guatemala - docomomo Guatemala) Ana Carolina Pellegrini (Universidade Federal do Rio Grande do Sul -- docomomo Brasil) Marta Peixoto (Universidade Federal do Rio Grande do Sul - docomomo Brasil) Fernando Pérez (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile)
Ivan San Martín (Universidad Nacional Autónoma de México- docomomo México) Andrés Tellez (Colombia - docomomo Chile)
Ruth Verde Zein (Universidade Presbiteriana Mackenzie -- docomomo Brasil) Paulo Dam (Pontificia Universidad Católica de Perú)
Ricardo Daza (Universidad Nacional de Colombia) Reynaldo Lesgard (Pontificia Universidad Católica de Perú) Ana Esteban Maluenda (Universidad Politécnica de Madrid)

Comité Científico Nacional.

Tirza Barría (Universidad Austral de Chile - docomomo Chile)
Umberto Bonomo (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile) Gonzalo Cerda (Universidad del Bio Bio)
Macarena Cortes (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile) Humberto Eliash (Universidad de Chile -docomomo Chile)
Jorge Ferrada (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso) Claudio Galeno (Universidad Católica del Norte - docomomo Chile) Andrés Horn (Universidad Austral de Chile)
Ivan Ivelic (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso)
Hugo Mondragón (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile) Maria Dolores Muñoz (Universidad de Concepción - docomomo Chile)
José de Nordenflycht (Universidad de Playa Ancha)
José Rosas Vera (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile) Virginia Vásquez (Universidad Austral de Chile)
Antonio Zumelzu (Universidad Austral de Chile)
Comité organizador

Tirza Barría (Universidad Austral de Chile - docomomo Chile)
Horacio Torrent (Pontificia Universidad Católica de Chile -docomomo Chile) Antonio Zumelzu (Universidad Austral de Chile)
Virginia Vásquez (Universidad Austral de Chile)
Macarena Cortes (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile) Verónica Esparza (Universidad San Sebastián – docomomo Chile)
Carolina Ihle (Universidad Austral de Chile)
Umberto Bonomo (Pontificia Universidad Católica de Chile - docomomo Chile) Más información en: docomomo.valdivia.2018@gmail.com

RECEPCIÓN DE TRABAJOS FINALES:
25 de junio 2018 PLAZO AMPLIADO RECEPCIÓN RESÚMENES
15 de junio 2018 Límite para envío de resúmenes
10 de julio 2018 Notificación de aceptaciones
01 de septiembre 2018 Recepción de trabajos finales
14 de noviembre 2018 Inicio del Seminario Nacional

Los costos asociados para su participación en la VI versión del Seminario DOCOMOMO CHILE son los siguientes: Ponentes (en cualquier categoría)

• General: $50.000
• Miembros Docomomo: $35.000
• Estudiantes en general: $25.000

7.6.18

CPAM 2018, Coloquio paisajes arquitectónicos modernos en el cono sur andino, 1930-1970. Programa

CPAM 2018, Coloquio paisajes arquitectónicos modernos en el cono sur andino, 1930-1970.

Universidad de Chile / Universidad Arturo Prat, 7-8 de junio de 2018

Programa

7 de junio / día 1
Apertura

9:00 Recepción

9:30-9:40
Palabras inaugurales, Pablo González Antezana, Director Arquitectura, Universidad Arturo Prat

9:30-10:30
Exposición inaugural
Claudio Galeno Ibaceta, Universidad Católica del Norte
Los Colectivos de la Caja de Seguro Obrero y Luciano Kulczewski en el Norte Grande de Chile, 1939-1942.

Sesión 1
Moderador: Víctor Valenzuela Grollmus

10:45-11:10
La administración modélica de Luciano Kulczewski al mando de la Caja de Seguro Obrero y los casos de Arica e Iquique.
Ronald Harris, responsable Fondart 413244, Universidad de Chile

11:15-11:40
La producción arquitectónica de la Caja del Seguro Obrero
Alicia Campos Gajardo, co-investigadora Fondart 413244, Universidad de Chile

11:45-12:10
Para interrogar la retórica mesiánica del higienismo moderno: el discurso de Luciano Kulczewski en el Primer Congreso Panamericano de Vivienda Popular (1939)
Daniel González Erices, co-investigador Fondart 413344, Universidad de Chile, Columbia University

12:15-13:00
Discusión

13:10-14:50
Receso

Sesión 2
Moderador Ronald Harris

15:00-15:25
La construcción del paisaje moderno en Iquique, 1929-1975
Víctor Valenzuela, Universidad Arturo Prat

15:30-15:55
Forma lineal orgánica: fuerza moderna del paisaje y de la exploración arquitectónica en el "conjunto armónico" Habitacional Gran Vía, Antofagasta
Francisca Araya Fuentes, Universidad Católica del Norte

16:00-16:25
Arquitectura moderna doméstica en San Juan, Argentina: puesta en valor
Militza Laciar y Adriana Potenzoni, Universidad Nacional de San Juan

16:30-17:30
Discusión

8 de junio / día 2

Sesión 3

Moderador Alicia Campos

10:00-10:25
El paisaje de la vivienda colectiva moderna en Valparaíso (1936-1976) entre la racionalización de su arquitectura y la producción de sus representaciones sociales
Mario Ferrada Aguilar, Universidad de Chile

10:30-10:55
El modelo habitacional de los cerros de Valparaíso: la aplicación de conceptos globales con elementos locales
Pablo Millán, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

11:00-11:25
La segunda vía
Nicolás Verdejo, Universidad Finis Terrae

11:30-12:20
Discusión

12:20
Observaciones finales, Daniel González Erices

4.6.18

Lanzamiento del libro "Espesores de lo Actual". Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago de Chile, el día jueves 14 de junio a las 18.00 Hrs



Invitan al lanzamiento del libro "Espesores de lo Actual" (editorial LOM) correspondiente al Segundo Encuentro Nacional de Teoría e Historia de la Arquitectura.

La actividad se llevará a cabo en la Sala MIDa de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago de Chile, el día jueves 14 de junio a las 18.00 Hrs.

En la oportunidad, comentarán el libro los profesores Daniela Álvarez (Usach) y Daniel Opazo (U. de Chile).

Breve resumen del libro en la página de editorial LOM.

Espesores de lo actual

Beatriz Navarrete (compiladora)

Espesores de lo actual: prácticas y debates para la Teoría e Historia de la Arquitectura nos propone una mirada amplia sobre distintas problemáticas abordadas desde estas disciplinas por académicos e investigadores de las Escuelas de Arquitectura en Chile.
Los textos compilados son el resultado del Segundo Encuentro Nacional de Teoría e Historia de la Arquitectura, y en ellos sus autores establecen vínculos con el diseño, el arte, la filosofía y la enseñanza de la arquitectura, entre otros. En las reflexiones expuestas, se instalan debates y no verdades, admitiendo que nuestra realidad contemporánea está constituida por diversos planos de intervención, lo que plantea la necesidad de apertura a otras disciplinas para interrogar a la Arquitectura. El conjunto de ensayos intenta mostrar esa diversidad, aquella que, en Chile, vemos reflejada en el desafío que implica enseñar la Arquitectura.
Espesores de lo actual viene a reforzar la importancia vital de materializar el pensamiento escrito como obra, además de apoyar la imprescindible circulación de la reflexión crítica latinoamericana. También pretende estimular y colaborar en la observación de nuestras formas de vida al momento de repensar los territorios que habitamos.

Por qué los hombres dejaron de usar faldas, tacones y pelucas

Vía Verne/El País.

En la corte de Luis XIV había pocas cosas tan importantes como lucir tacones rojos

Jaime Rubio Hancock 29 ENE 2018 - 09:56 CET


Luis XIV con taconazos rojos en un retrato de Hyacinthe Rigaud (1701)

Los tacones fueron un símbolo de estatus para los hombres antes de que los llevaran las mujeres. Lo explica la historiadora Maude Bass-Krueger en un artículo publicado en Google Arts & Culture en el que repasa la historia de este accesorio y que se ha leído y compartido estos días. Además, no es la única prenda que llevaban hombres y que ahora se considera propia de la moda femenina: a lo largo de la historia, también han llevado faldas y maquillaje. ¿Por qué dejaron de hacerlo?

En su texto, Bass-Krueger recuerda que los primeros en llevar tacones fueron los jinetes persas en el siglo X, para mantener las botas en los estribos con más facilidad. En el siglo XVII, la moda de los tacones llegó a los aristócratas europeos, donde se convirtió en símbolo de virilidad y poder militar. La autora se detiene en Luis XIV: “Durante su reinado, cuanto más altos y más rojos eran los tacones, más poderoso era quien los llevaba”. El rey solo permitía los tacones de este color a las personas más cercanas.

En el siglo XVIII los tacones llegan al calzado femenino y acaban rebasando en altura al masculino. Con la Revolución Francesa desaparece el tacón para hombres, ya que se asociaba a la aristocracia. Pero no del todo, como aún se aprecia en algunos modelos de botas.

Federico Antelo Granero, profesor de Historia de la Indumentaria en el Centro Superior de Diseño IED Madrid, recuerda a Verne que hombres y mujeres hemos compartido a lo largo de la historia muchas de las prendas y complementos que hoy consideramos mayoritariamente femeninos: “Desde el antiguo Egipto hay pelucas, maquillaje, faldas, túnicas…”. También ha pasado con colores: el rosa no siempre fue un tono femenino y el azul no siempre se identificó con lo masculino.

Túnicas, togas y faldas

Las faldas llevan años apareciendo en los desfiles de moda masculina. “Pero no solo en la pasarela -apunta a Verne Elvira González, del Museo del Traje de Madrid-, depende de la tradición, cultura y costumbres de cada lugar”.

También eran habituales en otras épocas: egipcios, griegos, romanos y aztecas llevaban túnicas, togas y faldas, al ser fáciles de fabricar y de llevar. Los pantalones se usaban sobre todo para montar a caballo.

A partir del siglo XIV ya empieza a haber “una diferencia en la confección de prendas para uno u otro sexo”, como escribe Giorgio Riello en Breve historia de la moda. La mayor diversificación también lleva a que la moda se convierta “en un instrumento de rivalidad social” dentro de “una sociedad fuertemente jerarquizada”.

Aun así, los hombres aún no se pasan exclusivamente al pantalón, como muestra el hecho de que en 1701 el zar Pedro I aprobara una ley que obligaba a todos los hombres rusos a llevar pantalones, con la excepción de granjeros y clérigos.
Fragmento de 'La familia de Felipe V', de Jean Ranc (1723)

Seda, pelucas y maquillaje

Durante los siglos XVII y XVIII y, sobre todo, durante el Rococó francés, la indumentaria es especialmente vistosa y decorada. Para ambos sexos, pero sobre todo para las clases acomodadas. El escritor británico Tobias Smollet, citado por Riello, escribía que en París, un inglés que quisiera parecer respetable tenía que sufrir una “metamorfosis total”, y lucir grandes pelucas y trajes de seda con bordados, en lugar de las prendas de lana y franela que se llevaban en Inglaterra.

Y no menciona el maquillaje: igual que la falda, recientemente se han comercializado líneas de maquillaje para hombres, pero a lo largo de la historia encontramos ejemplos de su uso por parte de hombres y mujeres. Por ejemplo, en el antiguo Egipto se usaba el kohl en ojos y párpados, además de maquillaje de ocre rojo para labios y mejillas; en el siglo I d.C. los hombres romanos también se aplicaban pigmento rojo a las mejillas, y en la Francia de los siglos XVII y XVIII se puso de moda no solo el maquillaje, sino también los lunares postizos. Luis XIII ya había popularizado las pelucas, tras quedarse calvo en la veintena (bien jugado, Luis). Además, cubrían la tiña, los piojos y la suciedad. Se empezaron a empolvar en el siglo siguiente, el XVIII.

Durante el Rococó también se llevó el rosa, como se puede ver en estos retratos de Luis XVI. No era una excepción: el rosa se asociaba al rojo, el color de la sangre y del vigor, mientras que el azul se veía más delicado y amable. Como ya hemos contado en Verne, hasta la Primera Guerra Mundial el color más habitual para los bebés era el blanco, no los tonos pastel de rosa y azul. Y después y hasta mediados de siglo, el más habitual para los niños era precisamente el rosa.

La cárcel de la moda femenina

Por supuesto, esto no quiere decir que las sociedades en las que los hombres llevaban falda o tacones fueran más igualitarias. “Para nada”, subraya Antelo, que vuelve al ejemplo del Rococó: “La indumentaria masculina siempre ha subrayado su papel social, mientras que a la mujer se la ha limitado incluso a través de la vestimenta”. En el caso de esta época, Antelo compara los enormes vestidos y corsés que dificultaban la movilidad de las mujeres a “una cárcel”.

Es más, el uso de encajes, sedas, calzado con tacón, maquillaje y demás por parte de los hombres no suponía la adopción de un rasgo femenino, sino la voluntad de manifestar su estatus. Todas estas prendas estaban asociadas a la masculinidad y al poder. Y es que, como apunta Antelo, la moda refleja la sociedad. Por eso no es de extrañar que, tras el exceso del Rococó y con la Revolución Francesa, se sustituyera el satén por el algodón y se redujera el uso de corsés, entre otros cambios, “con cierta intención de generar igualdad y de borrar las fronteras de clases”.

El dandi y el hombre contemporáneo

En el siglo XIX el pantalón queda por completo identificado como prenda moda masculina. Y no solo la los pantalones: como explica Antelo, la moda contemporánea masculina es heredera de este periodo.
Caricatura de George Bryan Brummell (1805)

Con la aparición del dandi británico, “que surgió como respuesta al modelo anterior, al Rococó de la corte de Versalles”, se comienza a construir “una visión de la masculinidad que ha ido perdurando desde entonces”. Esta nueva tendencia considera que “la elegancia masculina está en la simpleza o la sencillez, aunque si se analiza esta estética, en realidad incluye mucha etiqueta y muchas normas sobre colores, prendas, horas del día, ocasiones…”.

El centro de la moda occidental deja de ser Francia para pasar a ser Inglaterra, sobre todo con su traje de tres piezas. Estos trajes, escribe Riello, son de colores oscuros: negro, gris, marrón verdes oscuros... Desaparecen los colores vistosos, las sedas y los bordados. El dandi no predica el exceso, sino la moderación. El inglés George Bryan Brummell, considerado el arquetipo de este movimiento, escribía que si alguien se giraba para mirarte “es que no vas bien vestido, tu atuendo es demasiado rígido, demasiado sobrio, demasiado a la moda”.

¿Llevaremos falda otra vez?

La moda masculina contemporánea hace décadas que va más allá del traje de tres piezas. Hay más variedad de prendas, accesorios y colores. Pero no parece fácil que volvamos a llevar falda, por mucho que aparezcan de vez en cuando en las pasarelas y, como el verano pasado, en algunas protestas, tanto de trabajadores de transporte franceses como de estudiantes británicos.

El cambio en sentido inverso sí es más habitual: las mujeres no han tenido inconveniente en adoptar prendas masculinas, como en el caso del pantalón. “Se ha asociado al hombre con el poder en todos los ámbitos -dice Antelo-, por lo que cuando una mujer adoptaba estas prendas se entendía como un mensaje de empoderamiento positivo”. En cambio, “si un hombre adoptase ciertos colores o materiales que aún se asocian a lo frágil, a lo que necesita protección, muchos lo seguirían interpretando como un mensaje de debilidad”.

Al respecto, Antelo recuerda los intentos de introducir el maquillaje para hombres: “Recuerdo una línea de maquillaje masculino que se promocionaba hace unos años diciendo que no se notaba. Pero, claro, ¿para qué debería un hombre maquillarse y que no se le note?”. Ha habido excepciones, claro, como David Bowie. Pero no todos somos David Bowie.

Antelo no cree que hombres y mujeres vayamos a vestir igual: “Es posible que veamos cambios en colores, estampados y materiales, pero las morfologías de hombres y mujeres son muy diferentes”. Eso sí, la moda seguirá cambiando, a medida que cambie la sociedad. “Es similar al arte: puedes analizar la sociedad a través de la indumentaria”.

1.5.18

Sitio web de ARLA: Asociación de Revistas Latinoamericanas de Arquitectura



Desde el pasado 2017 que está online el sitio web de ARLA, la Asociación de Revistas Latinoamericanas de Arquitectura. El sitio es administrado desde la Universidad del Bío-Bío, con Patricia Méndez y Hernán Ascui, con un equipo de colaboradores.



Allí se pueden encontrar los últimos números que han sido publicados por las revistas de esa red. Publicaciones que aún no se hayan unido a esa red, lo pueden hacer desde esa misma plataforma.



Uno de los puntos novedosos de esa plataforma es la parte de revistas históricas, donde puedes ver el amplio espectro de publicaciones realizadas desde Latinoamérica, en algunas de ellas, además se pueden ver ciertos ejemplares, o te conduce al sitio del archivo digital.

29.4.18

Las casonas que mantienen viva la época dorada del salitre de Antofagasta

Vía El Mercurio de Antofagasta.


PATRIMONIO. Hace más de cien años la zona vivió un efímero auge económico. Ahora, casas habitadas y abandonadas quedaron como mudos testigos de esos tiempos.

Cristian Castro Orozco



Samuel, que estudia enfermería, se hospeda en la habitación de una antigua vivienda ubicada en la esquina de Av. Argentina con Maipú, en donde se halla una fila de éstas mismas residenciales que, en el pasado, pertenecieron a los trabajadores del ferrocarril.

"En las noches, mientras estudio, escucho sonar las teclas de un piano desde el subterráneo. Es raro porque en la casa no hay pianos, pero suenan. La señora que nos arrienda dice que no nos preocupemos, que solo son los antiguos dueños de la casa (ya fallecidos) que vienen a recordar tiempos de gloria".

Lo corroborable de la historia es que esas casas pertenecieron a un cordón habitacional ocupado por operarios (mayoritariamente técnicos) de la compañía Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FCAB), a inicios del Siglo XX.

Salitre

Los que ahora nos parece la zona centro de Antofagasta, en ese tiempo no era más que la periferia, entendiendo incluso que el primer centro de salud (hospital El Salvador) se ubicaba también en esa área.

Pero el auge del salitre y el dinamismo de la industria, comenzaron a dar forma a lo que hoy conocemos como avenida Argentina.

De ahí en adelante, no solo se levantaron las casas para los trabajadores del ferrocarril, sino también las de los mismos empresarios y principales administradores de las compañías salitreras se dieron a la aventura de edificar sus mansiones en el sector.

Ejemplo de esto es la Casa Camus (ver recuadro) y un sin fin de viviendas de características inglesas que se comenzaron a apostar en el sector. Incluso su construcción se realizó con materiales atípicos a los que se usaban en ese tiempo en la ciudad.

"La mayoría de las construcciones del casco histórico y de la zona patrimonial de Antofagasta fueron realizadas con caña de Ecuador y barro, una mezcla muy utilizada y aún se puede apreciar, como en el caso de lo que ahora es el Teatro Pedro de la Barra. Pero las de Av. Argentina se comenzaron a ensamblar en base a lastres de pino oregón que traían veleros extranjeros que llegaban a cargar y descargar salitre", cuenta Andrew Trench, arquitecto y presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Anécdotas

Así, sucesivamente fueron brotando las casonas en el barrio, el cual en ese tiempo carecía de pavimentación y suelo regulado, motivo por lo cual algunas viviendas parecen irrumpir en la avenida.

El primer administrador del FCAB, el austro-brasilero Julio Pinkas Strauss, quien también fue el fundador de la Sexta Compañía de Bomberos, construyó su mansión en Av. Argentina e invitaba a excelsos artistas a sus extravagantes fiestas.

El poeta Andrés Sabella recordó en una de sus múltiples cartas enviadas a este medio (Linterna de Papel) que Pinkas acostumbraba a llevar a jóvenes pianistas, entre ellos, un veinteañero Claudio Arrau. El día de su función, Pinkas abrió las ventanas de su palacete e invitó a todos los vecinos de la naciente avenida a escuchar al joven talento.

Asimismo, muchas de estas construcciones pertenecieron a los primeros inversionistas de la empresa salitrera, quienes se hacían asesorar por arquitectos extranjeros para el diseño de sus viviendas.

Actualidad

Ahora, muchas de éstas viviendas están adaptadas como oficinas particulares o de empresas, bodegas, algunas se hallan aún habitadas y unas pocas se ven en estado de abandono.

Peluquerías, tiendas de mascotas o pequeñas farmacias son el destino de estas viviendas que alguna vez fueron los testigos del Chile que vivía un álgido momento económico del "oro blanco".

La vecina Nancy Grenett vive al interior de una de estas casas que pertenecieron al ferrocarril. La propiedad la comparte con su marido Eugenio Pérez, quien antiguamente fue trabajador de esa empresa, pero la vivienda no siempre fue de ellos, ya que previamente tuvo otros moradores.

"Una vez llegó una señora ya de edad. Inglesa, había llegado abordo de un crucero y nos dijo si acaso podía entrar y ver el interior de la casa. ¿Por qué quiere hacer eso? le preguntamos. Nos dijo que ahí vivió de niña, y nos mostró una foto en donde salía ella de pequeña con un grupo de chicos sentados en la escalera de mi casa. Pasó y se emocionó al recordar su pasado", cuenta Grenett.

Preservación

Muchas de estas viviendas tienen más de cien años, pues la construcción se hizo entre 1905 y 1915.

El arquitecto y académico de la Universidad Católica del Norte (UCN), Claudio Galeno, explica que estos patrimonios, si bien no figuran como monumentos protegidos, están llenos de valor histórico.

"Si duda que un pecado que todos hemos cometido, es subvalorar estas frágiles arquitecturas domésticas en madera de la época del salitre".

A ello agrega que se podría hacer un catastro, ya que son las más afectadas a la hora del desarrollo urbano o de la especulación inmobiliaria.

"Ejemplos relativamente salvados fueron la Casa Dauselsberg y Cable West Coast (Washington con Bolívar), así como las Casas de Ferrocarril (ex Huanchaca) de avenida Argentina. Hay algunas muy relevantes, pero muy abandonadas, como la Casa Sabioncello, en la esquina de Prat con Washington, el edificio más antiguo del entorno de la Plaza Colón. Pero hay palacetes y otras más modestas".



[Corrección de la segunda página del artículo: La imagen urbana (blanco y negro) superior izquierda es de un palacete en Av. Argentina con Orella y Lord Cochrane, ha sido identificado erróneamente con el edificio la imagen inferior izquierda (construcción gris con vehículos blancos). El edificio que sí corresponde, es el rojo en la esquina superior derecha de la página. La construcción está muy transformada, pero es ese el edificio. Por otro lado, la imagen inferior izquierda, sí es la Casa Camus, ubicada en Av. Argentina, pero mucho más al norte. CG]

Más noticias sobre el proyecto para la playa La Chimba

Vía El Mercurio de Antofagasta, 1º de febrero de 2018.

Destinan $5.600 millones para obras de Playa La Chimba. A casi 10 años de su anuncio, una alianza público privada concretó la entrega de fondos para el proyecto, que se licitará en junio de este año.

144 consultas ciudadanas considerará la actualización del Plan Regulador de Antofagasta

Vía El Mercurio de Antofagasta, 22 de enero de 2018.

Cabildos en Antofagasta se extenderán hasta 2019. Sólo este año concretarán 50 de estas reuniones.

28.4.18

VI Seminario Docomomo Chile, Valdivia. Patrimonio y sustentabilidad: de la ciudad al territorio. 14, 15 y 16 de noviembre de 2018, Campus de la Isla Teja - Universidad Austral de Chile



El VI Seminario Docomomo Chile se realizará en Valdivia y estará enfocado al análisis y debate sobre la situación y sustentabilidad del patrimonio moderno, de las diversas manifestaciones que ha tenido en el nivel regional, durante el siglo XX, así como de sus alternativas de preservación.

Bajo el tema central “Patrimonio y sustentabilidad: de la ciudad al territorio” esta sexta versión del seminario nacional de Docomomo Chile tiene como propósito continuar el análisis sobre la arquitectura y el urbanismo moderno, iniciado en los anteriores seminarios, realizados en Santiago (2005), Antofagasta (2007), Valparaíso (2009), Concepción (2012) y Santiago (2014).

Con el objetivo de estructurar el debate, se han definido los siguientes ejes temáticos:
1_ Patrimonios modernos y regiones: historias, experiencias y utopías.
2_ Trascendencias regionales del patrimonio moderno: arquitecturas modernas emblemáticas en contextos locales.
3_ Conjuntos patrimoniales y obras relevantes, aproximaciones al re-uso adaptativo.
4_ Patrimonio moderno urbano y rural, territorio y paisaje.
5_ Buenas prácticas de conservación, gestión y proyecto sobre el patrimonio moderno.
6_ Situación actual del patrimonio moderno, sustentabilidad, valoración y perspectivas.

La Comisión Organizadora del VI Seminario DOCOMOMO Chile y el Comité Científico invitan a profesionales en ejercicio, estudiantes de postgrado e investigadores en arquitectura y urbanismo, así como de disciplinas relacionadas, a presentar investigaciones, estudios, proyectos y análisis críticos relacionados con algunos de los ejes temáticos señalados.

Considerando que la aproximación principal del seminario es amplia y abierta a una visión interdisciplinaria, las presentaciones se pueden enfocar hacia: aspectos teóricos e históricos del patrimonio moderno y los procesos urbanos y rurales; análisis de edificios, barrios o conjuntos modernos; valoración del patrimonio moderno; evaluación de cómo la arquitectura moderna ha respondido a los requerimientos frente a las condiciones regionales y las posibilidades de recuperación y/o conservación en contextos locales y regionales.

El IV Seminario DOCOMOMO Chile se desarrollará los días 14, 15 y 16 de noviembre de 2018, en el Campus de la Isla Teja de la Universidad Austral de Chile, en Valdivia.
Será organizado por el Instituto de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Austral de Chile a través del programa Taller Sur Global, y el Centro de Patrimonio Cultural de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Más información escribir a: docomomo_valdivia_2018@gmail.com

ENVÍO Y SELECCIÓN DE TRABAJOS

Las personas interesadas en participar en el VI Seminario DOCOMOMO Chile, deben enviar un resumen con el formato que se indica a continuación:

1. Título del trabajo.
2. Nombre completo del o los autores, afiliación institucional, dirección postal, número de teléfono, y dirección de correo electrónico.
3. Palabras clave: se incorporarán 5 palabras clave.
4. Indicación temática: Señalar el eje específico al que adscribe el trabajo.
5. Origen del trabajo: investigación académica (proyectos de iniciación y otros de investigación científica, tesis de maestría o doctorado); trabajos de investigación individual o de grupo (indicando tipo de apoyo o fuente de financiamiento FONDECYT, FONDART, etc); institucional (trabajo generado por universidades, organismos públicos, direcciones de obras municipales, secretarias ministeriales y servicios públicos o instituciones privadas); proyecto de restauración o intervención.
6. Resumen: Descripción del trabajo en una extensión máxima de 300 palabras, conteniendo información sobre los objetivos, métodos y resultados obtenidos.
7. Dos imágenes representativas de la propuesta.
8. Currículum resumido (máximo de 50 palabras) del o los autores,

El texto debe ser presentado en formato digital (word), escrito con fuente Arial 12. Se podrá insertar un máximo de 2 imágenes (planos o fotografías) en una segunda página del documento.

Los trabajos deberán enviarse como archivo anexo a la dirección de correo electrónico: docomomo_valdivia_2018@gmail.com

La fecha límite de envío de los resúmenes es el 15 de Junio de 2018

FECHAS IMPORTANTES:

23 de Abril 2018: 1ra. Convocatoria

07 de Mayo 2018: 2da. Convocatoria

15 de Junio 2018: Límite para envío de resúmenes.

10 de Julio 2018: Notificación de aceptaciones

01 de Septiembre 2018: Recepción de trabajos

14 de Noviembre 2018: Inicio del Seminario Nacional

IV Encuentro Nacional de Teoría e Historia de la Arquitectura: Lo intermedio en la teoría e historia de la arquitectura. Escuela de Arquitectura, Universidad Católica del Norte, Antofagasta, Chile. 28-29 de junio de 2018

Pinche aquí para acceder al sitio web del evento.

Vía 4ENTHA.



Convocatoria de ponencias

Las Escuelas de Arquitectura de Universidad Católica del Norte, Universidad Central de Chile, Universidad de Chile, Universidad de Santiago de Chile y Universidad del Bío-Bío, invitan a participar en el Cuarto Encuentro Nacional de Teoría e Historia de la Arquitectura, que se realizará los días 28 y 29 de junio de 2018 en la ciudad de Antofagasta. La convocatoria está dirigida a académicos, docentes e investigadores del área de la Teoría y la Historia de la Arquitectura.

El Cuarto Encuentro Nacional de Teoría e Historia de la Arquitectura da continuidad nacional a la reflexión, el debate y la difusión del pensamiento, las investigaciones y experiencias de Teoría e Historia, iniciados el año 2014. Esa primera versión fue realizada en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central bajo el título “Paradigmas, problemáticas y desafíos para su enseñanza,” siguió en el 2016 el Segundo Encuentro en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago de Chile denominada “Espesores de lo actual: prácticas y debates para la Teoría de la Arquitectura,” y en el 2017 se desarrolló el Tercer Encuentro el cual tuvo lugar en la ciudad de Concepción organizado por la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Bío-Bío bajo el epígrafe “La diversidad del territorio en el debate arquitectónico.”

Lo intermedio en la teoría e historia de la arquitectura

Encuentro entre desierto y océano

El Cuarto Encuentro es convocado desde el Norte de Chile con el llamado “Lo intermedio en la teoría e historia de la arquitectura”, desde Antofagasta, donde la ciudad comparece ante el desierto y el océano. Por ello nos debemos a las señales que construimos con la naturaleza las cuales sirven de marco al enfoque que nos reunirá, sentido del evento. Este año 2018, el evento se traslada al Norte de Chile con el llamado “Lo intermedio en la teoría e historia de la arquitectura.”

Teoría e Historia acompañan a la arquitectura desde su origen mismo, su aspectos fácticos y su existencia adquieren sentido por la sola trascendencia del hecho y de su devenir en el tiempo. Hoy a mucho andar las definiciones y sus paradigmas enfrentan su vigencia a nuevos acontecimientos, nuevas orientaciones, nuevos enfoques. A las preguntas que le determinan y a la vez redescubren y validan, se suman los espacios que en el frenesí de la información y en la capacidad de lo permanente posibilidad de la técnica y voluntad aparecen entre ellas. Podemos ver más en profundidad y más en detalle, detectar tramas y trascendencias antes no vistas. La complejidad expande los factores, variables y multiplica los significados, pero también da cuenta de nuevas brechas. Lo intermedio asoma como un espacio que a veces no se define, pero permite dar cuenta de vecindades. Su indefinición da lugar a opciones que escoge la vida como nueva oportunidad.

1. Del territorio que nos acoge. La reflexión de la travesía y la parada

Nos recibe el desierto de Atacama. Contiene en su extensión sendas regiones de cuatro países: Argentina, Bolivia, Perú y Chile. Las principales características del espacio natural son la extremada aridez y los diferentes pisos ecológicos que se ordenan al ritmo descendente de la Cordillera de los Andes al océano, con rincones que permiten la vida. Desde los tiempos antiguos donde fue posible reconocer al hombre en sociedades complejas, nos trae en rápida secuencia el Tiawanaku (s. XVI a.C. a s. XII d.C.), luego el Tahuantinsuyo (s. XV a s. XVI d.C.), la Colonia Española (s. XV a s. XVIII), hasta las Repúblicas en sus distintas fases evolutivas que nos traen hasta nuestras actuales sociedades. Todas ellas han registrado una reiterada modalidad de ocupación y una relación cultural base con la intensa geografía, posible de distinguir como sistema de "archipiélago" e incluso de "balcanización". Esta manera de poblamiento señala cierta determinancia en la constitución del territorio. El total, como escala propia, la inmensidad natural es lo incontrolado ante cualquier esfuerzo humano. Sin embargo, ha sido en el uso del mismo que se destaca la travesía, como trazado hasta la detención del tambo; o la errancia hasta la llegada a la quebrada, el oasis o la aguada costera. Hoy los tráficos de sus habitantes de las mercancías y todo artificio continúan la misma usanza.

Lo humano se dimensiona en los tiempos de lo colectivo y de la introspección individual, en ambos tiene lugar lo medido y lo inconmesurable. Al hacerse de la travesía, en el cambio, estas toman forma. En la ruta, la profundidad desmaterializa los límites, luces y sombras inmediatas permiten adquirir fugaces certezas. La sobre exposición hace saber que es tierra de nadie porque no se puede señalar con propiedad. Es un cuento, una biografía o un suceso trágico que logra un estado posible de significación para trascender y unirse a un relato mayor. El viaje físico en tal naturaleza se expresa como una constante reflexión y exploración hasta el siguiente dominio. Así a cada llegada traemos desde el interior un presente nuevo.

2. La frontera y el límite

En nuestra patria contemporánea, el desierto nos sitúa históricamente como un espacio de dolorosa confrontación. La región era una frontera, no precisaba de línea, como un entre indefinido de enormes dimensiones partes yuxtapuestas de efervescente vida de las naciones recién independizadas. Vastas áreas, alejadas de todo interés central. Sin embargo, al surgir la existencia del valor mineral, surgió la necesidad de definición de la propiedad, del trazado o signos que diferenciasen del otro. Fuerzas y vidas humanas fueron apostadas para tal empresa, hasta borrar incluso los términos y comienzos que sus habitantes ancestrales reconocían allí.

Las travesías de los primeros occidentales que requerían delinear todo detalle de las vastas extensiones para comprender la nueva naturaleza encontrada, así como las definiciones de líneas fronterizas y de superficies exactas para su explotación, le precedieron propósitos que en su conjunto, como inercia de pesado tiempo. Si en el origen inmediato, tuvo tales o cuales objetivos que nos han empujado hasta el presente, hoy es el vendaval de tendencias y protagonistas el que obliga. Serán entonces las lecturas calmas de las trascendencias de los hechos y las panorámicas generosas sobre sus fenómenos las que permitirán avizorar las extensiones que aparecen como enormes fronteras y avanzar atrevidamente para espaciarlas.

3. El tiempo y lo fundente de lo que yace

En nuestro desierto detenido, en la tierra pura, sin agua, encontramos en plena quietud las huellas imperecederas de las carretas, las tropas o los restos de ofrendas en su más sustancial condición y habitantes ya silentes.

El tiempo medido como secuencia mecánica es distinto del que aparece en el tejido urdido según el sentido de las trascendencias de los hechos y productos humanos. Así, como multiplicidad de tiempos urdidos, hoy asistimos a pluralidad de discursos, que suponen más de lo singular. Sin embargo, no son estos una infinita disolución de ideas y significados, menos ante la arquitectura. En la espera atenta del colectivo, aparecen los vientos que descubre las dimensiones de lo auténtico. Como el corrimiento de la arena, nos deja ver el cuerpo inmemorial que yace y nos regala un rostro en paz, en horror, en contemplación o agradecimiento, y compartimos una emoción distanciada en miles.

Las arquitecturas, las historias y las teorías dan cuenta de su vigor no por la novedad o dominancia, sino por la autenticidad de la pertenencia a la vida misma.

4. Lo intermedio en el espacio

Como simple constatación, descubrimos en las obras primarias de nuestro desierto, que ante lo inconmensurable se hizo lo medido, ante el exterior abierto el breve interior certero y adecuado. Manifestaciones básicas que en la habitualidad comenzaron a plagarse de operaciones que permitían ampliar el dominio, sobre todo ante el régimen natural. El intermedio como espacio reconoce la tangibilidad de la construcción arquitectónica y la inmanencia del traspaso, lo intermedio no es un mero entre, sino un estado de aproximación y de lejanía, como entre dos dimensiones diferentes, contenidas o vecinas. Parrones orientados al volcán, veranda en vista del horizonte, terrazas expuestas al viento, corredores mirando a la fábrica, patios frescos en penumbra.

Así como la estancia del espacio intermedio permite un cierto viaje, de intercambio a la vez que congrega estados de distinta naturaleza, como un colectivo, así convocamos a disponer para afrontar los alcances de las ideas de los significados.

Convocatoria

La convocatoria a abordar “Lo intermedio en la teoría e historia de la arquitectura,” es una invitación abierta a mirar su rol y sentido, su saber hacer y práctica. Señalamos lo intermedio como deslinde ulterior de sus construcciones (*dem). Lugar en el cual se permite lo interdisciplinar, multidisciplinar y/o transdisciplinar, y que no deja de referir su centro. Nos situamos allí para que se constituya como acto ecléctico vital que da luz a primigenias.

Lo intermedio entre Teoría e Historia, entendido como el reconocimiento de la construcción teórica a partir del relato histórico, o recíprocamente, la exposición constructiva de una elaboración teórica, para promover el necesario espesor explicativo en la investigación local. Como también permite hacer llegar en lo intermedio, aportes de las áreas concurrentes como la tecnología, el urbanismo, la sociología, etc. que van proveyendo de nuevas perspectivas teóricas y/o históricas a la arquitectura.

Con la claridad de que nos reúne el propósito de avanzar desde la perspectiva nacional y regional, en un contexto globalizado en el debate y reflexión sobre la Teoría y la Historia en el ámbito de la arquitectura y disciplinas afines, presentamos las temáticas para acoger vuestras ponencias.

Mesa temática 1: Historia e Historiografía

Mesa temática 2: Teoría y Crítica

Mesa temática 3: Pedagogías

Mesa temática 4: Transdisciplina


Recepción de resúmenes de ponencias hasta el 28 de mayo de 2018. Enviar a 4entha@ucn.cl

Descargar convocatoria en: https://bit.ly/2HKeK42


Fechas Claves:

Recepción de resúmenes de ponencias: 28 de mayo de 2018

Comunicación de aceptación: 4 de junio de 2018

Recepción de escritos completos de ponencias aceptadas: 25 de junio de 2018

Workshop Encuentro: miércoles 27 de junio de 2018

Realización del Encuentro: jueves 28 y viernes 29 de junio de 2018

Tour Encuentro: sábado 30 de junio de 2018 (Observatorio de Paranal y Oficinas Salitreras.

Grupo en Facebook

8.4.18

La historia e identidad de Antofagasta desde su patrimonio

Vía La Estrella de Antofagasta.



Más de 70 inmuebles con categoría de monumentos históricos fueron seleccionados en un trabajo conjunto entre el arquitecto Claudio Galeno y Creo Antofagasta, para crear un sitio web la ruta de las edificaciones patrimoniales.

Una de las características únicas de Antofagasta, que no siempre es valorada, es su patrimonio histórico, en particular los edificios que son parte de nuestro quehacer diario y que en algunos casos, cumplían funciones muy distintas a las que conocemos hoy.

Estas construcciones marcan hitos en la historia de nuestra ciudad, que son parte del desarrollo de nuestra identidad y conocerlas, permite entender quiénes somos, qué hicimos, cómo surgió la Antofagasta que hoy vivimos y cómo podemos seguir creciendo.

Claudio Galeno, arquitecto y Master en Historia, Arte, Arquitectura y Ciudad, ha dedicado parte de su vida a recopilar esta historia y a través de la iniciativa Rutas Patrimoniales de CREO Antofagasta, desarrolló una línea base sobre el patrimonio material e inmaterial, en la que se identificó más de 70 inmuebles con categoría de monumentos históricos o de conservación, que han marcado el desarrollo de Antofagasta desde una mirada industrial, comercial y urbana. Con esto se desarrollará un sitio web que referencie en un mapa cada inmueble en un formato de ruta, para promover la cultura y el turismo.

Casas de la Fundición Playa Blanca de la Compañía Huanchaca

Las casas de la Fundición Playa Blanca de la Compañía Huanchaca, fueron un campamento que se construyó en 1885, junto a lo que hoy en día conocemos como ruinas de Huanchaca. En 1902 la Compañía Huanchaca fue cerrada, y las casas fueron adquiridas por el Ferrocarril de Antofagasta a

Bolivia (FCAB) y reubicadas antes de 1907 en dos manzanas sobre el centro de la ciudad, sobre Avenida Argentina, entre las calles Baquedano y Maipú, y sobre calle Atacama y Curicó.

Estas antiguas viviendas, conocidas actualmente como Casas del Ferrocarril, se encuentran bajo protección como Zona Típica, desde julio del 2013, por el Consejo de Monumentos Nacionales.

Servicios Públicos de Antofagasta / Biblioteca Regional y Correo

El antiguo edificio de los Servicios Públicos de Antofagasta, conocido como "Correos y Telégrafos" por la mayoría de los habitantes, fue proyectado por el arquitecto Julio Arancibia, iniciando obras en 1921 e inaugurado en 1930. El edificio ejemplo del eclecticismo en la ciudad tiene gran presencia urbana y fue construido en hormigón armado.

Hoy se encuentra restaurado y rehabilitado como Biblioteca Regional, proyecto que recuperó fachadas, puertas y ventanas según el diseño original, inaugurada el 14 de noviembre del 2013. Se ubica en la intersección de calle Washington 2601 - 2613 con calle Prat 273. Esta obra, posee protección al estar dentro de la Zona típica y de Conservación Histórica y ,es Monumento Histórico desde marzo del 2009.



Hotel Belmont / Centro Cultural Estación Antofagasta

El Hotel Belmont propiedad de la familia Luksic, también es conocido como Edificio Patiño, al haber sido construido por el millonario boliviano Simón Patiño. La obra de arquitectura ecléctica estuvo a cargo de la constructora británica Fredk Sage & Co. Desde su construcción en 1913 fue un referente urbano por su gran altura. Desde el año 2001 se ha rehabilitado convirtiéndose en el Centro Cultural Estación Antofagasta.

Está ubicado en calle Bolívar 120, entre calle Washington y el pasaje Abaroa.

Esta edificación posee protección al estar dentro de la Zona típica y de Conservación Histórica, además de haber sido declarada Monumento Histórico, bajo Decreto Supremo, desde diciembre de 1991.

Escuela de Niñas / Teatro Pedro de la Barra

El edificio de la Escuela Fiscal de Niñas N°2, inició su construcción en 1884. Su diseño fue atribuido al Gobernador Ramón Rivera Jofré. En 1966, la edificación fue entregada al Colegio Universitario Regional de la Universidad de Chile y fue utilizado por un Ballet de Cámara y el Departamento de Artes Escénicas que tenía la Compañía de Teatro del Desierto, dirigido por el dramaturgo Pedro de la Barra. A partir de 1982 la antigua escuela fue denominada Teatro Pedro de la Barra.

La obra hoy posee protección al estar dentro de la Zona de Conservación Histórica, nombrado Monumento Histórico, declarado en diciembre de 1985.

Se ubica en calle Condell 2485 esquina Baquedano.

Banco Anglo Sud Americano / Banco Estado

El antiguo Banco Anglo Sud Americano, comenzó a operar en Antofagasta en 1897 inicialmente ocupó un edificio en calle Washington entre Bolívar y Sucre. Más tarde entre 1924 y 1925 se levantó un nuevo edificio construido por la firma Fredk Sage y Co. El Banco de diseño dórico-romano, fue construido en hormigón armado. En 1953 la fusión de distintas cajas de ahorros pasaron a ser el Banco del Estado de Chile, que es la institución que ocupa hasta la actualidad estas dependencias.

Hoy posee protección al estar dentro de la Zona típica y de Conservación Histórica.

La edificación se ubica en calle Prat 4000 esquina San Martín en la ciudad de Antofagasta.

Liceo de Niñas / Liceo Marta Narea Díaz

El Liceo de Niñas Marta Narea empezó a funcionar en la ciudad de Antofagasta el 17 de Julio de 1905 con Adela Acuña de Altamirano como directora pero, no fue hasta 1936, con Melitina Ferreira como directora del establecimiento, cuando obtuvieron los terrenos donde actualmente se ubica.

Luego de cuatro años, en 1940, con Marina S. de Schnake como directora, se comenzó la construcción en base al proyecto del arquitecto Alberto Toro, finalizado completamente en 1955.

La edificación se ubica en la manzana comprendida entre las calles Orella 451, Latorre, Uribe y San Martín.

Municipalidad de antofagasta / Casa de la Cultura

La antigua Municipalidad de Antofagasta, se construyó bajo la administración del alcalde Maximiliano Poblete. En 1912 la Municipalidad aprobó que fuesen destinados fondos para la construcción. El ingeniero Luigi Verga Abd-El-Kader gana el concurso convocado. Las obras se iniciaron en 1913 por la empresa constructora de Jaime Pedreny. Luego en diciembre de 1913 Leonello Bottacci presentó el diseño de una nueva fachada, debido a una solicitud del municipio. Al año siguiente las oficinas municipales se trasladaron a este nuevo edificio. La fachada posee una estética ecléctica afrancesada. Actualmente aloja las dependencias de la Casa de la Cultura.

Está ubicado en calle Latorre 2535.

Mercado Modelo / Mercado y Plaza Sotomayor

El edificio el Mercado Modelo o Central, fue construido con fondos del préstamo inglés durante el primer periodo de alcaldía de Maximiliano Poblete.

Su ubicación en Calle Ossa, fue decidida por la Municipalidad de la época, la cual insistía en dividir la Plaza Emilio Sotomayor, en ese entonces plaza del Ferrocarril. En 1917 se iniciaron las obras a cargo de la empresa constructora del arquitecto Jaime Pedreny, siendo inaugurado en 1920.

El imponente edificio de rasgos arquitectónicos neoclásicos, actualmente es nombrado como Mercado Municipal de Antofagasta.

6.4.18

Opinión: "Antofagasta, la ciudad del desierto y sus márgenes"

Vía El Mercurio de Antofagasta.

Por Claudio Galeno Ibaceta, Director Magíster en Arquitectura, UCN.



Los márgenes de Antofagasta no son una periferia. Se trata de una ciudad singular, una urbe en el desierto, de modo que sus bordes se encuentra bruscamente con un paisaje adverso. A diferencia de una ciudad tradicional, Antofagasta prácticamente no tiene ruralidad. En el desierto, no se produce lo rural, sino que toda la vida se desarrolla en los asentamientos urbanos. De modo que sus márgenes no se difuminan en el territorio, sino que están definidos abruptamente.

Por otro lado determinadas migraciones, por el éxito minero o por sus crisis, fueron componiendo áreas provisorías y más espontáneas, como se puede ver en antiguos barrios obreros como la Miramar, donde la ciudad se encontró con un accidente geográfico y los ocupó con una ciudad orgánica, que en algunos casos fueron racionalizadas.

Sin duda que si formar ciudad en el desierto requiere resistirse a lo agreste, los márgenes son la quinta esencia de esa resistencia, y el campamento de alguna forma representa ese enfrentamiento a una realidad que desde sus inicios era transitoria y artificial. Los primeros años de Antofagasta, también fueron de construcciones precarias, se formaba una urbe donde no había nada, ni siquiera agua, de modo que todo era artificial, se habitaba donde el ser humano no era bienvenido. Si vemos la descripción de las primera construcciones de Juan López (1866), eran una sumatoria de restos de latas, sacos y maderas. Esa arquitectura de resistencia, como si de una guerra se tratase, no era distinta a la voluntad constructiva de los actuales habitantes de los campamentos.

En Chile, los años 60 fueron uno de los momentos fuertes de las migraciones a las ciudades, y por lo mismo la acción estatal y privada cada vez fue más intensa y con obras de calidad que construían ciudad, por ejemplo en Antofagasta la Villa Florida de la CORVI, o la Gran Vía con la Caja de Empleados Particulares. Los curioso de estas obras es que también se situaron en los márgenes.

Podríamos afirmar que la imagen de precariedad de la ciudad de los márgenes, constituye la figura de una ciudad en evolución, de modo que la pregunta sería cual es la imagen urbana que planificaremos para esos márgenes. Por otro lado se suma la resistencia al desierto, y obras como la Villa Florida, el Caliche o el Curvo, son diseños que se arriesgaron en proponer innovaciones urbanas, y que entregan buenas pistas. Como manifestaban la Constructora Edmundo Pérez respecto de la Gran Vía, el "Norte Grande, es una zona árida que requiere soluciones singulares en su arquitectura y construcción." De modo que debemos planificar el futuro con ideas adecuadas a la adversidad y artificialidad de nuestras ciudades del desierto. La contención y resistencia de los márgenes es fundamental para que la artificialidad de la vida pueda desarrollarse en esta ciudad adversa. Contener el interior y definir los límites.

5.4.18

Dobre declaratoria de monumento nacional del Estadio Cavancha en Iquique: “Ninguna autoridad nos ha apoyado en esto, este triunfo es de la ciudadanía”

Vía El Sol de Iquique.



En conferencia de prensa, los tres grupos que defendieron la moción de declarar el estadio Cavancha como Monumento Histórico, aclararon las informaciones falsas y bajaron de la micro a quienes no han aportado ninguna ayuda.

“Hay gente que no entiende cómo funciona monumentos nacionales o que no conociera la historia del estadio Cavancha” comenzó diciendo Vittorio Canessa en representación de la agrupación Iquique Ciudadano en conferencia de prensa. “El 2012, bajo la alcaldía de Myrta Dubost, se informó que los terrenos del estadio era municipal después de ganar un litigio. Desde ese momento nos pusimos a trabajar en pos de su resguardo, junto a Pasión Celeste y la Corporación Tierra de Campeones” y agregó que “en un comienzo las expectativas no eran tan altas, pero esto fue creciendo como bola de nieve.

Juntamos más de 4 mil firmas en 60 días” confirmando que “Rodrigo Fuentealba y René Mancilla fueron los arquitectos que trabajaron con nosotros gratuitamente, y contamos con la coordinación de Mario Callasaya [Cayazaya]”. Vitorio Canessa también dijo que el frontis del estadio no es lo que se declarará monumento, sino el recinto completo, incluida la cancha, por su valor histórico, simbólico y social. También dijo que por unanimidad de sus 21 miembros fue declarado monumento histórico, que es una recomendación que el consejo le hace a la ministra de Cultura para que lo firme y se concrete en decreto. Por su parte, Mario Callasaya [Cayazaya] agregó que “ningún político, de ningún sector nos ha ni siquiera llamado para preguntar en que puede ayudarnos”, a lo que el presidente de la Corporación Tierra de Campeones agregó que “el actual Intendente se comprometió con nosotros para venir, pero nos dejó plantados. En todo este tiempo ninguna autoridad nos ha apoyado en esto, este triunfo es de toda la gente que firmó y nos apoyó, de la ciudadanía” concluyó.

4.4.18

Un siglo de cambio en el sector Parque [Avenida del] Brasil en Antofagasta

Vía El Mercurio de Antofagasta.

Nació como un área de quintas agrícolas, luego se convirtió en zona residencial y ahora es una avenida llena de edificios, comercio y restoranes.



Fotos [postales] gentileza del arquitecto Claudio Galeno.

2.4.18

Fotos con historia de El Mercurio de Antofagasta

Vía El Mercurio de Antofagasta.



Vía El Mercurio de Antofagasta.



Vía El Mercurio de Antofagasta.



Vía El Mercurio de Antofagasta.

Vecinos sueñan con nueva plaza que tendrá la Miramar en Antofagasta

Vía La Estrella de Antofagasta.



Obras intervendrán un espacio de 1.490 m2, habilitando un lugar de esparcimiento para los pobladores.

Por años los vecinos de la población Miramar del sector alto de Antofagasta han pedido un lugar de esparcimiento, con el objetivo de entregar nueva vida a esta unidad vecinal.

A un costado del Cementerio General se encuentra la intersección de las calles Huérfanos con Méndez, un sector conocido como La Cantera.

Según los vecinos, dicha zona era conocida por ser un lugar utilizado para botar basura y también para albergar adictos.

Como una forma de entregar nuevos espacios a la comunidad de la Miramar, desde el verano se están ejecutando obras en esta intersección.

Se trata de un proyecto a cargo del Plan Creo Antofagasta, trabajando en conjunto con el municipio, Minera Escondida y la Fundación Mi Parque.

Estos trabajos consideran la habilitación de la Plaza La Cantera, una estructura que considera la intervención de 1.490m2.

En cuanto a lo que contempla el proyecto, éste considera trabajos en mejorar las condiciones de seguridad de la roca de La Cantera, además de la habilitación de plazas y miradores, sombreaderos, zona de juegos infantiles y nueva iluminación, transformando por completo el sector.

El jefe de proyecto de Creo Antofagasta, Rodrigo Carbacho, estimó en un 30% el avance de las obras, añadiendo que éstas se encuentran encaminadas de acuerdo a las fechas estimadas.

De esta forma y si todo marcha sin inconvenientes, a fin de año estarían concluidos los trabajos.

"Hoy estamos abocados en un tema de seguridad con respecto a la roca del lugar, la que tenemos que consolidar, para que no haya desprendimientos y no tener accidentes en el futuro. Vamos dentro de las proyecciones", comentó.
Proyecto

La construcción de la Plaza La Cantera forma parte del proyecto Paseo Cerro a Mar, una iniciativa que impulsa Creo para recuperar espacios para así ser aprovechado por la comunidad.

Además, esta iniciativa tiene como objetivo integrar social y espacialmente a la ciudad, desde las zonas altas del cerro y hasta el borde costero, potenciando así 33 calles, a través del mejoramiento de los espacios públicos, zonas de peatones y mobiliario urbano.

Para abordar la intervención, la entidad efectuó un estudio y posteriormente lo presentaron a la Junta de Vecinos de la población Miramar.

"Se hizo un estudio a nivel de ciudad y se fueron priorizando proyectos sociales de mayor urgencia. Creemos que para ser un sector central en Antofagasta (Miramar) tenía foco de delincuencia, drogadicción y de microbasurales, lo que fue el fundamento fuerte para entrar a trabajar en ese lugar específicamente, como en otros lugares de la ciudad. Entonces, este lugar es como bien icónico e histórico de Antofagasta", agregó Carbacho.
Vecinos

La intervención es algo que agradecen los vecinos. Christell Loaiza es una de las pobladoras que destacó que "es muy bueno que hagan esta construcción porque antes (donde se levantará la plaza) era un basural y ahora con esto le va a cambiar la cara".

"Me parece súper bien porque le dará más vida al sector, ya que los niños se van a entretener en los juegos infantiles", agregó la vecina.

De la misma opinión es el poblador Mario Pinto, quien toda su vida ha residido en el sector y quien destacó que "antes, donde están construyendo ahora, en un lugar donde se juntaban 'fumones' y también para botar basura. Con esto, le va a cambiar la cara, con las áreas verdes, juegos y también una bajada que tendrá. Es algo que agradecemos".

MOP busca restaurar dos monumentos históricos en Pisagua



Vía La Tercera.

Por Alejandra Lobo

Rescatar dos monumentos históricos en Pisagua, en la Región de Tarapacá. Ese es el corazón de un proyecto en desarrollo del Ministerio de Obras Públicas (MOP), que apunta al emblemático Teatro Municipal y a la Torre del Reloj de esa localidad. Ambas iniciativas, de ser aprobadas, implicarían una inversión de más de $ 3 mil millones.

Las restauraciones cumplirán una de las aspiraciones de los pobladores de la caleta, ubicada a 194 kilómetros de Iquique. En el caso de la Torre del Reloj, fue construida en pino oregón en 1887, tiene 12 metros de altura y cumple un doble rol como pieza urbana, ya que es un referente de distancias y, además, indica la ubicación de las osamentas de los caídos durante el desembarco naval de Pisagua, en la Guerra del Pacífico.

En el caso del Teatro Municipal, fue levantado en 1892 y es un edificio característico de la época del salitre.

Patricio Altermatt, seremi de Obras Públicas de Tarapacá, dijo que ambas dependencias tienen un alto valor histórico. “Son únicos, especialmente el teatro, donde hay una rica arquitectura y es un templo para la cultura. También hemos desarrollado otros proyectos a través de Obras Portuarias, que buscarán resguardar el teatro y ejecutar un aporte al turismo de esa localidad”, indicó.

Las iniciativas, cuyos recursos aún deben ser aprobados, consideran la restauración integral de ambos edificios, siendo el teatro el que presenta los mayores daños, producto de que se encuentra abandonado.

“El proyecto considera acciones de restauración, consolidación estructural y habilitación, es decir, tener un Teatro Municipal de Pisagua y el reloj en funcionamiento, para rescatar la arquitectura y la madera con la que están construidos. Queremos devolverle el esplendor a ese pequeño puerto a través de estos proyectos”, aseveró Vladimir Urias, director de Arquitectura del MOP regional.

En el caso del Teatro Municipal de Pisagua, la iniciativa, además, contempla un total de 1.451 metros cuadrados de intervención, considerando reparaciones estructurales, reemplazo de elementos dañados y la restauración completa de la fachada y los espacios exteriores. Entre ellos, destacan los balcones y la transformación de una pequeña plaza en un anfiteatro exterior, para el uso de la comunidad.

En el otro edificio, en tanto, el esfuerzo se concentrará en mejorar los espacios exteriores, los accesos, luminarias, la creación de miradores y en dejar funcionando la maquinaria del reloj.

El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, señaló que estas iniciativas vienen a rescatar la historia de los puertos salitreros del norte y ponen en valor el patrimonio cultural del país.

“Además, el diseño elaborado por la Dirección del Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas incorporó nueva infraestructura, como biblioteca y salones, lo que revitalizará la actividad turística y el desarrollo comunitario de Pisagua”, precisó.

De acuerdo a las proyecciones del MOP, la ejecución de ambos proyectos podría licitarse en el segundo semestre de este año.

31.3.18

Moctezuma tenía un zoo, ¿qué zoo tenía Moctezuma?

Vía El País.

Un grupo de arqueólogos mexicanos arroja luz sobre el ‘zoo’ de Tenochtitlán, donde se guardaban decenas de animales para el uso en rituales y sacrificios


Mapa de Tenochtitlán de 1524. El vivario aparece en la parte inferior del plano. Arqueología Mexicana

Por Ricardo Della Coletta

Cuando llegaron a Tenochtitlán en 1519 los conquistadores españoles se fascinaron con una construcción de unos 540 metros cuadrados que colindaba con el palacio de Moctezuma. Según relatan los cronistas, entre ellos el propio Hernán Cortés, los aztecas guardaban ahí todo tipo de animales para el deleite visual del gobernante y de sus invitados: lobos, pumas, jaguares, aves, sapos, ranas y serpientes, por mencionar algunos.

La “casa de las fieras”, como los colonizadores se referían a este espacio, tuvo el mismo destino que las demás edificaciones de la gran urbe mexica: los conquistadores la destruyeron para construir sobre sus escombros la capital colonial del virreinato de Nueva España. La ausencia de vestigios ocasionada por las demoliciones levantó una nube de preguntas sobre uno de los espacios más curiosos que existían en la ciudad prehispánica. Moctezuma tenía un zoo, pero, ¿qué zoo tenía Moctezuma? O dicho de otra forma, ¿puede considerarse la "casa de las fieras" como un zoo tal cual lo conocemos hoy?

Aunque este espacio sí se usaba para el goce del mandatario y de otros habitantes del palacio, Israel Elizalde Mendez, arqueólogo miembro del proyecto de excavaciones en el Templo Mayor de la Ciudad de México, argumenta que no se puede aplicar la idea de un zoológico actual. Esto ocurre porque investigaciones realizadas en los últimos años han revelado que la principal función del espacio era más religiosa, que de preservación y observación de las especies. Por eso, los arqueólogos han preferido llamarlo vivario, que literalmente significa lugar de vida.

“Por lo que hemos visto, la gran mayoría de los animales se utilizaba para rituales y en sacrificios en el Templo Mayor [de Tenochtitlán] o en algún otro lugar", explica el arqueólogo, quien ha publicado en la última edición de la revista Arqueología Mexicana un artículo con los principales resultados de su investigación sobre el tema. Elizalde cuenta que los maestros artesanos mexicas también acudían al zoo de Moctezuma para obtener plumas, huesos y pieles para la producción de bienes de prestigio.

Los abundantes relatos de los cronistas españoles dan una idea de la riqueza de fauna que se podía encontrar ahí: animales mantenidos en distintos ambientes, jaulas confeccionadas con barrotes de madera en los que estaban dispuestas aves de presa y cántaros donde reposaban serpientes. Las descripciones históricas evocan imágenes asociadas a los zoológicos tal cual los conocemos actualmente, un hecho que sin duda contribuyó a que por muchos años se identificara erróneamente al vivario de Moctezuma como un espacio creado exclusivamente para la preservación y observación de las especies.

Elizalde es parte de un equipo de investigadores que está trabajando para arrojar luz sobre los animales que eran mantenidos en cautiverio en Tenochtitlán. No es una tarea fácil, visto que el propio sitio donde se cree que estaba el vivario no se puede excavar. Curiosamente, sobre sus ruinas se levantó un edificio en el que funcionan hoy los laboratorios de arqueozoología del Instituto Nacional de Arqueología e Historia.

Ante la imposibilidad de realizar excavaciones directamente en el sitio, los arqueólogos pasaron a estudiar los vestigios de animales encontrados en el propio Templo Mayor, donde se realizaban los rituales.

“Las descripciones de los cronistas dicen que la diversidad de animales [en el vivario] era abrumadora, que tenían todo tipo de animales de todos los rincones conocidos”, relata Elizalde, quien también explica que parte importante del trabajo arqueológico consiste en contrastar los registros históricos con los hallazgos de las excavaciones. “Tan solo en una parte del Templo Mayor hemos encontrado más de 200 animales, entre sapos, ranas, tortugas, jaguares, pumas, águilas reales y águilas arpías”, comenta el arqueólogo.

Una de las principales evidencias sobre cómo los aztecas trataban a los animales encerrados en el vivario surgió tras los análisis de huesos hallados en el templo. Encontraron ejemplares óseos con huellas de enfermedades articulares que son comunes entre animales que se encuentran en cautiverio. Además, los huesos también tenían marcas de enfermedades infecciosas, lo que indica que recibían continuos cuidados de seres humanos para sobrevivir hasta el momento de la ceremonia religiosa.

“Lo que sabíamos antes era que había una gran diversidad [en el vivario], pero ahora conocemos cuales especies podemos asegurar que estuvieron ahí en cautiverio. Por otra parte, conocemos el cuidado y la selección que las personas responsables por este lugar tenían”, comenta Elizalde. El arqueólogo afirma por ejemplo que entre los vestigios encontrados hay huesos fracturados de rapaces. “Las alas eran fracturadas para que las aves no volaran. Esto nos habla de un conocimiento anatómico que tenían los cuidadores en Tenochtitlán. Porque tampoco fracturaban partes que acabarían con la vida del ejemplar”, concluye.