29.4.12

El abandono del patrimonio de la Compañía de Ferrocarril de Taltal: un muelle, algunas casas y la memoria de una estación.

© Claudio Galeno.

En noviembre de 2011, el periódico El Nortero publicó una nota sobre el inminente derrumbe del último muelle que queda de la Taltal Railway Company, una estructura industrial que está declarada monumento histórico. Por cierto, hasta la actualidad nada se ha hecho para preservar ese ícono del período glorioso del salitre de Taltal, pues aún sigue en su progresivo deterioro sobre el mar hondo taltalino.

Además, si bien por lo general en esa ciudad, hay un meticuloso cuidado por la imagen urbana, ciertas obras arquitectónicas están a merced del tiempo, pues al muelle le siguen las casonas de ferrocarril, que a pesar de estar "habitadas" están profundamente saqueadas y en un estado vergonzoso, y sería lamentable que sufrieran el mismo destino del magnífico edificio historicista de la Estación de Trenes de Taltal que sucumbió en un incendio, así como le ocurrió hace algunos años a la iglesia de San Francisco Javier.

A continuación el interesante artículo de Claudia López vía El Nortero:

Taltal y su muelle salitrero que se desploma

El muelle salitrero de Taltal también podría desplomarse en cualquier momento. Una historia similar a la del muelle histórico de Antofagasta, el Melbourne-Clark. El problema es que el taltalino no tiene dueño conocido y eso impide cualquier iniciativa de rescate y puesta en valor.

El recinto del ferrocarril salitrero de Taltal fue declarado monumento histórico en noviembre de 1983 y como muchos de los vestigios industriales de la región, fue pasando de mano en mano durante los años. Esto ha provocado un evidente deterioro de las instalaciones, hoy abandonadas a su suerte.

El anuncio del llamado a licitación para 2012 del proyecto para restaurar el muelle Melbourne-Clark, conocido como muelle histórico en Antofagasta, ha reactivado la preocupación de los taltalinos por su patrimonio: el muelle N°2 es el último de siete embarcaderos que poseyó Taltal.

Es parte de un complejo construido por The Taltal Railway Co., empresa inglesa con sede en Londres. Según consta en el Consejo de Monumentos Nacionales, el Ferrocarril Salitrero fue construido por el ingeniero Enrique Meiggs se realizó a partir de 1882. En 1889 la línea llegó a la estación terminal: Cachinal, a 149 kilómetros de Taltal. El ferrocarril tenía ramales a todas las oficinas de la región.

Conjuntamente con la red ferroviaria, la compañía construyó infraestructura portuaria en un área de unas 15 hectáreas. Estas instalaciones comprendían cinco muelles, bodegas, carboneras, maestranza, andenes, casa de máquinas, y un stock de material rodante que llegó a constar de 560 carros y 22 locomotoras.

De todo ese patrimonio, permanece en pie el Muelle Nº2. Tiene una longitud de 120 metros y un ancho de 12, y descansa sobre 33 cepas de 4 pilotes cada una. Es de estructura metálica con envigado transversal y longitudinal de madera; los pilotes son de acero. La estructura fue fabricada en Inglaterra y montada in situ. Podía soportar dos locomotoras con sus carros cargados de salitre, y embarcar el producto por sus dos bandas, a través de buzones que aún es posible distinguir. Sobre la cubierta del muelle quedan las ruinas de dos grúas a vapor que operaban en la carga y descarga.

Además hay una antigua locomotora y seis bellas casas de madera, todas ocupadas actualmente por habitantes de la ciudad.

¿Qué dice el CMN?

El Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) está al tanto de la situación de abandono de este monumento histórico, han recibido cartas y mails de vecinos preocupados por el evidente hundimiento del muelle.

Daniela Díaz, arquitecto del CMN contó a El Nortero que pese a que el alcalde, Guillermo Hidalgo, algunas instituciones y vecinos han mostrado interés por implementar iniciativas de rescate, no se puede concretar nada hasta que no se tenga certeza de quién es el dueño actual de esa propiedad.

Cuenta que el Conservador de Bienes Raíces de Taltal se ha quemado en dos oportunidades y se ha perdido mucha información. Es necesario realizar un estudio de título para determinar quién es el dueño, no hay documentación y las personas que habitan las casas del ferrocarril -porque no están abandonadas- sólo llegaron a vivir ahí, agrega la arquitecto, y no poseen títulos de dominio.

Eventualmente Bienes Nacionales debería hacerse cargo de la administración del ferrocarril salitrero y todo el entorno que hoy es Monumento Histórico -las casas, la locomotora y el muelle- sin embargo, para que ello ocurra no hay un plazo establecido y podrían pasar años de burocracia y trámites.

En ese periodo, el Muelle N°2, último vestigio del pasado salitrero de Taltal, podría derrumbarse sepultando cualquier intento por poner en valor parte importante del patrimonio de la región de Antofagasta.

1 comentario:

  1. Seguremente todos estan de acuerdo en el rescate de este valiso testimonio, pero ¿quien pondra el dinero??, esa es la cuestión.

    ResponderEliminar