6.9.11

La silenciosa substitución de las casas de Huanchaca (luego de FCAB), 1885-1917-2011.

Desde hace tiempo se ha iniciado un proceso de substitución sobre un área de viviendas patrimoniales protegidas por el plan regulador de Antofagasta.

Se trata de dos manzanas con 64 viviendas de madera que formaban parte del campamento de la Fundición Playa Blanca de la Compañía Huanchaca al sur de la ciudad, junto a las ruinas de esa fundición de plata y en parte de los terrenos que actualmente ocupa la Universidad Católica del Norte. Esas viviendas que, según Garcés datan alrdedor de 1885 (a pesar de las obras de la fundición se iniciaron en 1888 y terminaron en 1893), fueron adquiridas por el Ferrocarril de Antofagasta (FCAB) y reemplazadas en 1917 en dos manzanas sobre el centro de la ciudad, sobre avenida Argentina, entre las calles Baquedano y Maipú, y sobre calle Atacama.

Son 5 tipos de casas, que fueron investigadas por los arquitectos Eugenio Garcés Feliu y Patricio Morgado (más otros colaboradores) en el tiempo que fueron profesores de la Escuela de Arquitectura de la UCN. El conjunto, que sintetiza un legado de la arquitectura residencial de un asentamiento industrial de fines del siglo XIX, cuando Antofagasta cumplía recién sus 19 años de su primer poblamiento fue destacado en la Y Bienal de Arquitectura de Chile, en 1985, como parte de los antecedentes históricos de la historia de la vivienda con calidad en Chile y fueron publicados en la revista CA nº 41, una publicación del Colegio de Arquitectos de Chile.

© revista CA

Quien detectó las alteraciones fue Patricio Espejo Leupin, que en ese momento entró en contacto con el Consejo de Monumentos Nacionales con el fin de confeccionar una carpeta para proteger el área, y para su sorpresa, el conjunto estaba con cierto tipo de protección en el plan comunal. Lo que es cierto es que desde entonces, varios se comprometieron con el tema. Del Consejo, la Srta. María Eugenia Espiñeira de Santiago, solicitó más información ya que la Seremi del MINVU de Antofagasta había opinado a favor de proteger las casas, y manifestó que quería presentar algo a la comisión de Arquitectura del Consejo, con más información que Espejo les envió.

Así el Consejo de Monumentos Nacionales se comprometió a interceder con la Municipalidad de Antofagasta. De esa forma, le enviaron un oficio directamente a la Alcaldesa, sin obtener respuestas, y así, al parecer nada ha pasado y el tema duerme en carpeta mientras se substituyen las viviendas de madera por nuevas construcciones pos modernas que desvirtúan totalmente el conjunto armónico.

El tema está super vigente y podemos dejar que tan único conjunto desaparezca frente a la especulación inmobiliaria y al desinterés y escasa fiscalización municipal. No debemos olvidar que los permisos de construcción de estas construcciones fueron otorgados en la Dirección de Obras Municipales que ha hecho vista gorda al valor del lugar.

Un edificio reemplaza una o más viviendas. Ninguna consideración en la altura y continuidad.

La continuidad armónica y rítimica de las construcciones trasladadas de Peña Blanca con sus galerías.

Otro reemplazo, ahora por una contrucción de estilo indefinido y de dos pisos.

Una construcción de tres pisos se eleva en lugar de una vivienda de Huanchaca.

El ritmo que evidencia la pendiente, con la Casa Botta al fondo, otro edificio en estado deplorable, y que en los años 80 fue un ejemplo de recuperación patrimonial, ahora en total abandono.

Una de las esquinas que se aparentememte se mantiene en calle Atacama con Baquedano, pero a la cual se le han cerrado las galerías.

La textura de viviendas, con la casa Botta y más al fondo la casa Gimenez.

Una amable continuidad y escala humana en el espacio urbano.

Una esquina que se conserva en calle Maipu con Atacama.

El escalonamiento de las cubierta que revelan la topografía.



Otra substitución inconciente y silenciosa.

1 comentario:

  1. Es un pena que no se tome en consideración algo tan básico como mantener la escala de esas casas. Debe ocurrir que se suma un desconocimiento a la especulación inmobiliaria.

    ResponderEliminar